16 nov. 2009

Me estoy acostumbrando.

Me estoy acostumbrando a vivir
Bajo la penumbra de esta soledad intermitente,
En este inagotable diálogo conmigo mismo
Que no da respuestas ni sentido a lo sucedido.

Mi paradójica vida ha dejado de ser:
Vivir muriendo, y se ha vuelto a morir muriendo,
Contradigo el propio sentido de mi biogénesis
Y mi razón cada vez más va poniendo
Más fuerte las manos sobre el cuello del sentimiento.

Ahora entiendo a Pessoa y a Txus de Fellatio,
El amor sólo cobra la cordura para
Morir en el intento.

¡Qué será de nosotros ahora!
Sueños hechos infinidad de estrellas
Como el corazón del universo,
Siempre cazado y cuestionado,
Nunca igualado, mucho menos comprendido.

Y ahora entiendo que embriaga más
Vivir la vida plana y sin imaginación,
Tal como se ve la realidad ahora,
Que beber toda la noche bajo mirada de la luna.

¿Lágrimas? Para qué si la tristeza es infinita
¿Lamentos? Para qué si el mundo es sordo
¿Amor? ¡Quién lo entiende!
Si es rosa no duele, si es gris melancolía,
Si es rojo en el corazón se guarda,
Si no existe se hace lo posible por inventarlo,
Cuando se inventa solo, con el tiempo, se destruye.

Dime, mi Lady, ¿Qué será de nosotros ahora?
Y de esta horca afilada con la lima del silencio.
Pongamos la cabeza mirando al cielo,
O a la tierra, que dios te ampare amada mía,
Yo acabo de firmar mi entrada al infierno.

Como quisiera abrazarte ahora.

Como quisiera abrazarte ahora
y mostrarte que con caricias
se pueden unir los fragmentos del cielo
a los que llaman estrellas.

Como quisiera decirte que te amo
y poner en tus labios la mordaza
de un beso que silencie
lo que hasta ahora ha dolido

Pero no puedo y creo que tendré que ir adormir
sin sueño, creyendo soñar cuando pienso
que existes, peor saber que esta noche no estas conmigo,
peor sentir que te he perdido.

El volcán de mi pecho ruge.

El volcán de mi pecho ruge
A punto de estallar,
La llamarada de esa lava
Incendia todo sentimiento vivo,
Y la ceniza irrita el cielo.

Ilusiones trituradas por viejas
Bestias amorfas con dientes
Afilados al punto del rencor.

Miserables palabras que flotan
En el ambiente y te niegas a respirar.
Morir asfixiado es lo de menos,
Duele si la bomba roja no ha explotado.

Los sentidos se vuelven
Simples esculturas físicas,
Los dioses de la vida batallan
Con los demonios del alma.

Y me vuelvo un miserable
Pedazo de hielo hirviendo.
Y esta cardiopatía se convierte,
Con la luna llena de este viernes,
En un hombre lobo de pupilas extraviadas.

No se siente más el frío,
No se siente más la lluvia.
Demonio que en mi mente vive
Se la salvación de mi trastorno.

Sentimientos hechos materia inerte,
Y el amor una cosa cuestionable,
Bajo mi cama, esta noche, aquella
Vieja nostalgia que incendia mi sueño,
Lo vuelve ceniza, falso fénix.

Pero cuando en el horizonte se alumbra
Y absorben falso polen las abejas,
Cuando las aves creen ser libres al volar
Y la paz se hace blanca,
Habré de despertar y seré el caos
Que arrase con esas falsas ilusiones.

cuando muera la tarde.

Frío seré desde ahora,
Porque duelen las caricias
Y hacen los besos trizas
Mis absurdas horas.

Dolorosos zarpazos mi vida y la tuya
Eclipse de las nocturnas ilusiones,
Amanecer rojo de las tentaciones
Nuestro amor la anciana arrulla.

Viles almas empeñadas,
Por un juego que nada vale
Me amas, te amo, equivale
A lágrimas liberadas.

¿Para qué tanto alarde?
Si habrás de marcharte pronto
Y de tanto pedirte estoy ronco
Moriré cuando muera la tarde.

Canta

Huyen los sentimientos enclaustrados
de esa prisión en el pecho que es su aposento,
nuestros corazones totalmente mutilados
ya no son de nuestra suerte el amuleto,

Y canta el trovador y llora con su guitarra
Porque este es el momento más sensato
Que ha tenido en su depresión amada
Que se desangra durante todo el día, a ratos,
Y se convierte en esas canciones acartonadas.

Regresar a ser lo que antes el tiempo fue:
Suave pétalo de rosa que secó el invierno,
Invierno que poco a poco y sin saber porque
Se convirtió en mi anhelado infierno.

Y ahora mira por la ventana que afuera llueve
Deja que la lluvia vaya drenando tus miedos,
Cierras los ojos pequeña y tiernamente duerme
que esta noche moriremos con estrellas en los dedos.

Y entre tus brazos, será pasado mi pobre alma,
Y en mi recuerdo senil, serás tú presente,
Aunque esta noche termine el arcano drama
Y caiga el efímero telón de nuestro amor renuente.

Sabanas blancas que serán manchadas
Por la virginal muerte de un sentimiento puro,
Fantasía de todas las niñas enamoradas,
Este mito que se suicida entre cuatro muros.

Y canta el trovador y llora con su guitarra
Porque este es el momento más sensato
Que ha tenido en su depresión amada
Que se desangra durante todo el día, a ratos,
Y lo lleva a una muerte predestinada.

Miserable.

Miserable no define mi estado
Hay algo dentro de mí que me está matando
Y en este momento no sé qué decirte,
Sólo quiero dormir para seguir soñando.

Esta mañana me desperté llorando,
Eran coágulos de sangre mis lágrimas,
Pedazos de alma adolorida,
Que por algo me dejaron vacio.

Ahora no sé mi futuro, esto no lo había planeado,
Ya no quiero olvido, quiero muerte,
Pero no soy tan valiente como para darme un tiro.

Y no hay nadie que me escuche,
¡Hasta yo de mí me he aburrido!
¿Ya dije que me siento más que miserable?
Por si no lo he dicho, te lo digo.

Escribir ya no es alivio,
Mi cuerpo se ha vuelto inmune a este medicamento,
Creo que ya no tengo remedio,
Quiero estar por ahí solo y perdido.

Y me duele todo lo que cargo en mi espalda,
Y me duele ser estúpido, lo juro,
Me hiere tanto estar herido
Y que esa herida no sane con ningún conjuro.

Entonces pienso en volver
A ese tierno lugar del que vine,
Pero tampoco quiero hacerlo,
Es absurdo y paradójico este planteamiento.

Tú estás leyendo y seguro no entiendes,
No quiero que me entiendas
Sólo necesito que me escuches.

Por qué, me pregunto por qué
Si se supone que siempre sonrió,
Estas ganas de llorar se confunden fácilmente
Podrías pensar que estoy dolido.

Pero no, lo que siento va más allá de la comprensión,
Del dolor, del suicidio, de todo lo demás,
Lo que siento ahora es tan frustrante
Que quisiera dormir, dormir y no despertar.

Libros rotos, moral destruida, cabeza baja,
Ojos cristalizados, penitencias terrenales,
¡Nada de esto hubiera pasado!
Sólo tenían que ofrecerme un hombro.
Ahora sin amor, sin familia y sin mí
No sé cómo puedo seguir viviendo
¡Miserable no define mi estado!
Preferiría estar preso o loco o muerto.

Necesito ayuda, es cierto,
Pero si la ayuda que tengo la mando al infierno,
Para qué más, pregunto,
Para matarla como a mí mismo.
(Y aún no he muerto)

Shh, guarda silencio, que nadie
Escuche esto que te estoy contando,
Podrían ser duendecillos o puercos
Y nos meteríamos en problemas,
No le digas a nadie que me siento,
No sé cómo, más que mal, más que solo.

Este mal ya no tiene remedio,
Esta conciencia es inconsciente,
Esta conciencia está mal inconsciente,
Este corazón necesita más que besos.

Y ya no sé que más contarte,
Podrás pensar que soy el diablo
Con quien quiero firmar con mi sangre
Eso que ellos llaman contrato,
Y estafarlo, y venderle un alma que he perdido.

¿Ya dije que me siento más que miserable?
Por si no lo he dicho, te lo digo.
Miserable no define mi estado
Este corazón necesita cariño.

Hipocrecia.

Estas ganas de llorar son incontenibles,
las horas de mi vida siguen siendo absurdas,
mis pupilas cristalizadas son la sombra
de mi tristeza, de mis letras, de mi agonía.

Qué puedo hacer yo, ahora que te recuerdo
siento en mis labios ese sabor a hipocresía
de tus malditos besos fulminantes.

¿Por qué mentir si yo te amo?

Y no puedo hacer más que estár solo.

El teléfono más solo que yo mismo,
las cartas que te escribo guardadas
en aquella vieja caja de converse
que llena de polvo espera tu regreso. (ingenua)

Por qué no decirlo si no importaba,
sólo era un deliz o un nafragio en busca de olvido.
Mientras yo creía lo que dijiste,
mientras yo creía tus caricias, y tus palabras.

Dime ¿Dónde estás ahora?
Dime ¿Por qué no me llamas?
¿Cuál será el pretexto ahora?
Espero que verdad pura.

Y ya no sé como escribir algo que no haya,
no sé como seguir viviendo sin esperar la muerte,
no sé por qué me siento tan miserable,
sólo sé lo que siento, y que seguramente,
cuando regreses habré de quedarme callado
y te besaré mientras repito: !Te amo¡

Un poquito de olvido.

Esta vida me afecta en sobre manera,
cada estracto de conciencia es doloroso
cuando comienza a fecundarse.

Este sentimiento me esté matando,
y lo peor de todo es que por más que intento
ni siquiera me hacerco a la tumba
sino como todos, lentamente.

Y no sé por qué necesito de alguien,
pero no quiero a nadie porque sé
que puedo ser hiriente en exceso.

Porque ya no puedo ni con el puto corazón
ni con el sobreacelerado cerebro.

Y la felicidad se va alejando sin rumbo.
Y la soledad me consume como cigarro.

Ahora dónde estaré barado,
este lugar desconocido me parece familiar,
quizás cuando conoci al verdadero Mr. Hyde,
quizás cuando antes estuve solo.

¿Dónde están aquellas letras que me hicieron
lo que soy ahora y que es en vano?

Me da miedo mi propio orgullo
y mi absolutamente estupida vanidad
¡Que alguien venga y me calle!
Sólo pido que no sea mi esperanza
la que me grite, de nuevo, de coraje.

Y pedir disculpas ya no vale la pena,
y tirar del gatillo suena cobarde.
¿Cómo, Cuándo, Dónde partira esta tristeza
y me dejara en paz el demonio que me corrompe?

No me conozco, es cierto,
ahora como ayer no soy nadie,
pero si existo es por algo,
y no creo que sea para matarme.

Este nombre que me etiqueta,
esta moral que me imponen,
sólo sirven para más mierda
envarrada en mis pañales.

Y es que ayer fui grande,
pero el reloj va en cuenta regresiva,
nadie podra salvarme
y mi veneno será mi propia saliva.

Amor, razón, nada existe.

Sólo espero poder llegar a ser lo que siempre quise.
Y no este supuesto hombre al que no conozco,
que sólo es un ente inservible y deforme.

Estaré ahí el viernes, si es que sigo íntegro,
aunque definitivamente quiero exilio y muerte
o quizás no más un poquito de olvido.

1 nov. 2009

Qué será mañana...

La cosa roja llora desesperada
la cosa gris grita perpetuada.
Dragones que incendian lo que fue,
caballeros que degollan lo que vendra.

La alquimia sigue siendo irreal.

En mis manos el arma, aún palpitante,
que causó la muerte de nuestras esperanzas
sigue humeante y culpable.

En mis ojos las lágrimas de madres
que ya no saben como hacer que
sus niños muertos renazcan.

La rosa negra sigue viva en
aquella caja de madera,
la rosa roja ahora muerta
en ese bello florero viejo.

Las orgías de pensamiento se vuelven
cada vez más vulgares
y la vida misma se nos va
arrancando a los sueños pedazos de carne.

Grafito incendiando campos fértiles,
ilusiones recojiendo frutos pasados,
señores feudales que castran el futuro,
Chaneques que quieren confundirme.

Ahora mil noches de vela en vano,
años de pose conformista,
ahora versos escritos profanos,
la conscupicencia de tu imaginación
juzgando lo que pude creer sagrado,
ahora mis venas saciando
la sed de estos vampiros en pena.

¿Que será mañana de nosotros
cuando algo más pase por tu mente Lady Bella?

12 oct. 2009

No sé.

Tus hermosos ojos se incendian
como una gran llama de coraje,
y tu piel, bajo la luz de luna,
pide a gritos mil y más caricias.

Tersa sabana de seda deslizada
por la parte blanda de lo sensible,
dulce olor de agua salada que
puede hacerse siempre irresistible.

Se derrama por el borde de la cama
la miel producida por la colmena,
miel que manchara el piso, la almohada,
dulce nectar que da vida a mi alma.

Y entre el blanco par de pétalos
que aroman tu hermoso jardín,
beso el Sol (pura vida para mi fotosíntes),
beso la luna (domadora de mis mareas)

La llama de tus ojos cubre totalmente
el herbario de tu cuerpo,
la miel se vuelve caramelo
y despertamos juntos en medio del desvelo.

14 sept. 2009

Acuerdo.

En ocasiones, como hoy, no puedo más,
y me dan ganas de gritar y de decirte
que cuando te metes en tu burbuja me desesperas.
Pero mi corazón me dice que te amo y que no puedo.

Entonces se derrumba mi interior por las
discusiones sin sentido. Entonces te imagino,
en un futuro, siempre diciendo lo mismo:
-¡Es que yo soy así, y nunca cambiaré!
Llorando por el mismo pasado con olor a destino,
marchitando toda rosa de esperanza
que se cruce en el camino.

Pero siempre sigue germinando, y crece
y se derrama como el mar en mis escritos,
como pez dorado de la pecera que traigo
en el pecho, como luz que alumbra el camino.

Y a veces pienso si es necesaria tanta
fricción para encender el incienso,
si hace falta tanta ceniza para que de ellas
resurja el fénix de nuestro cielo.
Y no me respondo, y no puedo.

Simplemente necesito que me digas:
¡Te amo! en el justo momento en que debes
hacerlo. Yo no digo que sea todos los
días, todo el día, ni con palabras,
ni con caricias, ni con besos.
Sólo una mirada ¿Recuerdas? como aquellas
miradas que se frecuentaban en nuestros
corazones jóvenes y enamorados, cuando
fue tiempo de mayo, hace dos años,
cuando todo era así, como debe ser.

Y entonces pienso con el corazón, pero
el corazón se hizo para querer y no para pensar,
pero no puedo dejar de hacerlo,
y tu nombre siempre vivo como el fuego
que me enciende, como el viento que me apaga,
como la tierra que me sostiene, como el
agua que me humedece.

Me dan ganas de llorar, te lo juro,
a veces, cuando dices que pongo mi cara
"de contar hasta diez", es porque estoy
apretando la presa para que no salga
por los bordes de mi cara esta tristeza
que se muere cuando de nuevo me miras
y me dices dulcemente: -Calma.

Y disfruto, lo juro el murmullo de tu
piel cuando estás entre mis brazos, y
adoro, lo prometo, el tierno respirar
de tus labios mientras sueñas, y me dan
ganas de meterme en tu pecho y decirte
también que te cuido mientras duermes,
pero no puedo y te lo digo cunado despiertas.

Esto no es cuestión de orgullo, ni de
ver quién de los dos es el más fuerte,
o el más pendejo, sólo es cuestión, amor mío,
de llegar a un simple acuerdo; tan simple
como vernos de frente y decir que el otro
es un espejo, maquillarte, peinarte, ver
que al fin te gusta tu reflejo.

Pero dime amada lectora: ¿Por qué algo tan simple
no podemos? Yo sólo pido que recapitulemos,
y vayamos a aquellos días en los que decir
lo siento no era tan complejo, y vivamos en
ellos, como si fueran nuestro hoy, nuestro mañana,
nuestro tiempo entero, y seremos felices,
felices y totalmente propios en lugar de ajenos.

Ahora, permíteme pedir disculpas por mi actitud
irreverente, aunque yo diga que te has equivocado
y mil veces para mí sea cierto, recalco, pido
disculpas por ser irreverente, sé que no habrás
de cambiar y lo aceptó, porque para mi el amor
es totalmente, volverse humo para entrar en
un recipiente en que ambos se acoplen y sin palabras,
sin caricias, sin besos. Sólo con el puro roce
de su sustancia en ebullición, puedan decirse:

¡Te necesito! ¡Te amo! ¡TE ENTIENDO!

23 ago. 2009

Corto 10

Hay días en que esto huele a rosas,
Y días en los que a mierda.
Pero no importa amo que nadie me entienda
Y posiblemente estoy
Casando ideas para hacer un poema

Reflexión

Hoy no estoy de ánimos para escribir una carta

Ni tengo gusto para un nuevo poema de amor.

Escuchar música me parte en dos y luego en cuatro

Y para encontrar los pedazos que me faltan

Necesito de mucho tiempo y lágrimas, de esas,

Que cuando no puedes más te sirven de pegamento.

No sé que me hace falta o que me está sobrando,

Pero siento un algo raro en mis adentros como,

No lo sé, un coagulo de algo frío y áspero

Que me obstruye otro algo más importante

Y entonces atrofia de manera significativa

Mi habitual y muy interesante funcionamiento.

Es en este estado de ánimo cuando me siento

Y me pongo a pensar, y me dan ganas de ya

No volver a pegar los pedacitos, porque aún

Bien unidos duelen las ranuras de las partes

Que poquito a mucho se van componiendo

¿Cómo dice la gente? ¡Oh sí! Ya recuerdo

Soy mal humorado, ojete, culero, mal pedo.

Posiblemente.

Me dan ganas de irme a la playa, al Pópo,

Al mismísimo infierno, quizás cualquier lugar recóndito

Y desconocido es más confortante que esto.

¿Por qué pienso eso? En realidad no estoy

Muy convencido de poder justificarlo, simplemente

Lo sé, o más bien lo supongo y me lo creo.

Porque justamente no puedes tenerlo todo,

¿Y sabes que quisiera yo ahora? Un lindo y

Prolongado beso acompañado de un abrazo,

De esos que huelen bonito y erizan la piel.

Pero no, mira, estoy solo y escribiendo, algo

Que alguien leerá y no terminará porque le va a

Dar hueva, Filosofía de la vida de este cualquiera,

Ya, pinche Emo, si no le gusta que se corte las venas

Y que se muera, no sé si eso es lo quiero.

Posiblemente.

Me pongo a buscarle tres pies al gato y rostro

A mis sombra, hasta le puse un nombre, pero

En las noches me deja solo, al acecho de lo

Que se pueda poner en mi camino, de todas

Esas cosas metafísicas que inevitablemente me

Dan miedo, y no hablo de los fantasmas que vienen

Del otro mundo a espantarme, sino de los que

Yo mismo puedo crear en mi cerebro.

Pero sé que hay alguien acordándose de aquel

Que estaba vivo y que camina y que pertenecía

A un muy variado e inagotable círculo social

Que ahora es un cuarto de cuatro por cuatro

O una mente irreverente en busca de respuestas.

Pero más que nada es mi sentimiento lo que me

Traiciona, en el mero punto en que la cordialidad

Entre la cabeza y el corazón cuelga de un hilo y se

Desprende, no lo sé. Cómo safarte de tanto pedo,

sin pedos: simplemente imposible.

Y es que a veces cuando se me reseca el pecho

Y la única persona que puede humedecerlo se hace

La muerta, me canso y me pierdo y me transformo y

Me veo como el wey más seco en la historia

De la tierra, así como el Sahara no más que en humano…

TE VOY A DEJAR CON LA DUDA .

LUEGO TERMINO DE CONTARTE...

14 ago. 2009

Efimeras ideas resumidas en poesía I.

Tu aroma aún está
corriendo por las arrugas
de mi piel poco humectada.

Esta noche será pensar en tí,
en el pasado y en futuro
y en un amanecer obscuro
sin poder besar tus labios.

No necesito mi piel para
amarte, pero cuando te marchas
como ahora, me da tanto frío.

No necesito razón para
amarte, pero cuando te marchas
como ahora, pienso frío.

Tus lagrimas tan espadas
que destrozan mi desprotegido
y culpable corazón, advertido
de su culpa, se canso de pedir perdón.

Te necesito, es cierto, y tu
voz me aleja de todo lo
que me podría hacer falta.

Calor en nuestro espacio
de metro y medio por
medio metro que me canta
noche no te vayas, cuando
ya sólo ella puede consolarme.

Mañana otra mascara,
felicidad y tierna delicia
de tu amor y el mío,
que no se entienden,

que se pierden desgraciadamente
en un intercambio de heridas,
transfusiòn de sangre
y dolor salado para ambos.

29 jul. 2009

Negro de Pantera

Lejanos templos de otros dias,
rituales sagrados,
esencia de magia pura,
elevación del ser,
olor de copal,
el mistico camino del rio,
presencia de equilibrio.

Afino mi olfato,
te huelo,
te siento; estas muy cerca.
Quiero recuperar mi forma
de respirar,
y nunca olvidar,
el instinto que me trae a ti.

Ahora todos quieren ser parte
de la mutación.
ahora todos dicen
saber de paz espiritual
pero nadie te conoce.
Y la iguana me cuenta
que no cuida de su espíritu.
-¡ Cuidado amigo... ¡-
-Respira- le digo.

Negro de Pantera...
es un Jaguar melanico,
y me mira,
me observa,
me acecha y me atrapa.
¿Reconocieras mi aliento
aun después de esta vida?

Porque no quiero ser parte
de la tibieza de este valle
porque no quiero regresar
de donde me oíste aullar.

Ahora entiendo mas
y esperare por ti,
la receta que cure mi pueblo.
Mientras tanto regresare,
caminare en la montaña
y cuidare de la manada.

28 jul. 2009

Soledad

Mil amaneceres me esperan a tú lado,
soles de invierno que consolidarán
dulce abrigo entre tus brazos.

Vacaciones de playa y descanso,
una casa donde el lujo serán tus labios.

La luna de tus sueños mantendra
mis miedos escondidos hasta que
mueran o se queden eternamente dormidos
y la muerte no será más que una leyenda
en vano contada.

Siendo las mañanas de resucitar,
las tardes de plegarias y las noches
milagros en el altar.

Palabras para calmar el alma,
caricias para arrullar y nunca
distinguir el sueño de la realidad.

El Diablo pactará con Dios
una tregua y no tendremos
que preocuparnos por ninguno
pues estarán en paz.

Seguiras siendo la bandera
hondeante en la cima de mi
corazón imposible de escalar
y exhumarás las penas por las
que me siento a veces mal.

Tiempo de sobra tendremos
para observarnos en silencio
sin callar la mirada o el palpitar.

Serán nuestros bebés cuestión eterna,
luz en la obscuridad y nuestras manos
el transporte que visite otras galaxias
y soles y lunas y planetas e ilusiones distantes.

Mil plumas tendrán que sacrificarse
cuando cruces por mi mente y serán
dichosas al dar su sangre por una diosa.

Amada mía después de ti todo es
incierto, tristeza, letras sin contestar.

Soledad.

Este es un sueño del que nunca
quiero despertar.

A un amigo...

En el cielo nocturno hay corazones,
brillantes los cercanos y opacos los distantes.

Como lluvia se presenta la nostalgia
y desaparecen los astros tras
la nube gris acechante.

Se acaba mi sed de juventud
que creí infinita y me lanzan
flechas al pecho las estrellas.

Aquí donde la soledad es pura
y no se mezcla con la indiferencia
me hace flata purgar mis letras.

Se aquietan los reproches de
mi conciencia y mueren tristes
los temores dentro de una botella.

La vida sabe a nada cuando se es pequeño,
y no es que me sienta maduro,
sólo quiero serlo.

Vamos, sientate a mi lado ahora
que nos entendemos,
bebe conmigo temores muertos
con un poco de veneno,
cerremos los ojos y hablemos
hasta que ya no funcione el cuerpo,

así libraremos culpas y
rencores viejos, pero que sea
ahora porque mañana es tarde amigo
y yo me sigo haciendo viejo...

Beba conmigo usted
que tiene sed joven,
muera con ese rencor
ajeno.

Con la luz encendida.

Esta noche voy a dormir
con la luz encendida para
no buscarte a media pesadilla
entre las sabanas a obscuras
y amanecer ogroso, triste,
sin encontrarte.

Crearé un extraño sueño
como los de noches anteriores
en los que apareces y pareces
convencida de mi nombre,

o quizás provoque latidos
de rabia al soñarte con otro
hombre que conoce tu languidez
y te confunde con palabras
que engañan, con falsos sermones.

Tal vez llore porque te has
marchado mientras yo estoy
atado a mis torpes suposiciones
o a un te amo evaporado.

Quizás sonría cuando estes
a mi lado, clara, tibia y respirando
deseos hechos pedacitos de
aire o espamos de recuerdos.

Esta noche dormiré con la luz
encendida, porque no quiero
tener pesadillas, porque quiero
despertar sabiendo que estás a mi lado.

Amor:
!¿Por qué te extraño tanto?¡

Anda...

Anda, está obscuro y nadie nos ve.

Bésame, dame un poco de fuego
que emane de tu ser.

Trata de que nadie se entere,
poddía ser la muerte, y
¿Quién sería yo sin ti?

Calma, no te molestes,
sé que no entiendo, pero
no es momento de berrinches
que amanece y podrían verte.

Es momento de profanar
los recuerdos enterrados
profundo en tu corazón
o se quedarán contigo
para siempre.

Anda, no tenemos mucho tiempo,
posiblemente al amanecer
la sombra de la conciencia se
disipe y todo sea obscuridad,
o luz, puede ser.

Ven, acercate y no temas
que mis labios no envenenan
y mis caricias no buscan
simple y somero placer.

Mirame si puedes, pues mi
alma es clara y sólo tú si
quisieras podrías ver más allá
de mi piel como el ambiente.

Anda, bésame antes de que
entren y tenga que decirte adiós...
-¿Para siempre?
-Espero que no...

Perdoname.

Perdoname, yo no pedi enamorarme,
ni fui quien para abandonarte.
Todo estaba mal bajo la mascara
que a veces te quitaba el tiempo,

la presión, la realidad,
y era entonces cuando me daba
cuenta de que este amor te causa
problemas.

Yo sólo te amaba como aún
lo hago, pero tal vez no te
gustaron mis caricias, o pudiste
hartarte de mis versos !Oh¡
Seguramente fueron mis labios
que resecos te besaron.

Perdona, yo nunca quice
que mi amor fuera tu peste,
yo sólo te amaba como aún
lo hago.

Pero quizás nunca fueron mis brazos
tan confortantes como llegué a pensarlo
o ¿habran sido mis palabras dulces
las que hirieron tu corazón?

En realidad no sé para qué pregunto
si el porqué no quiero saber,
de nada sirve, pues así como llegaste
te fuiste, cual rayo de luna que
jamás volvera a mi cuarto.

Perdoname por favor, yo nunca
pense que llegaría a amarte como
te amo, nunca pense que pudiera
extrañarte tanto.

Corto

Si en mi poesía no miras tu nombre,
no creas que me apena mencionarlo,
es sólo que me gusta decirte:

Siete letras, Nena, Ardilla, Amor....

Pues tengo mil maneras de llamarte
aquí, en este rincon donde te escribe
mi corazón y te aclaman mis letras.

meditando.

Hace un tiempo abandoné
mis letras, postergue mis
sueños y deje mis ilusiones
colgadas de aquel cuarto menguante.

Ahora que quiero de nuevo
expresarme me cuesta trabajo
y pierdo la fuerza que de esta
tierra emanaba a mi pecho

y de mi pecho a mi mano,
y de mi mano al papel
y del papel al receptor
que ahora se ha vuelto
un muerto o un desentendido
o un ignoto perdido y silencioso.

El numen a quien dirijo
mis letras ha entendido,
pero yo estoy confundido
¿Es qué mi inspiración está muerta?
¿Es qué se me acabaron la metáforas?
¿Es qué se han terminado las letras?

Ahora comenzaré a nutrir
mi terreno de nuevo,
esperando que la cocecha
sea más que simple tierra.

21 jul. 2009

Tuve que esperar un tiempo...

TUVE QUE ESPERAR UN TIEMPO
para escuchar tu voz de nuevo.

Regreso de este viaje
deshidratado mi pecho,
ocho noches de insomnio,
ocho días pensando en vos.

Estrellas que parecían aves,
Aves que parecían tú y yo.

La luna tan distante del sol
Y tan complementaria
Para mi inmensa depresión.

Nubes que parecían mi corazón,
y de mi corazón llovia
todas las noches una canción
con tu nombre, mis lágrimas

la gran idea melódica,
la lamina el instrumento
y la voz mi depresión.

El canto de las aves me anunciaba
Un día más concluido,
Al cantar las aves me decían
Que disminuía de mi alma
El intenso y agrio dolor,
Al cantar las aves me avisaban
Que era hora de terminar
Esa canción en escala menor.

Cuando los grillos estridulaban
Y las luciérnagas despertaban
Buscaba tu mirada por ahí,
Pero no pude igualar la luz
De tus ojos ni con un millón de ellas,
Lo juro ¡Ni con un millón!

Por más que mi cabeza daba
Vueltas no pude acercarte,
700 kilómetros me separaban de ti.
Y al ratito que podía dormir
Me daba cuenta de lo mucho
Que me haces falta, sólo durmiendo,
Tan bella, te pude observar.

¡Despertaba solo en la obscuridad!
Y acariciaba la cama donde
Ingenuo, pensaba, podrías estar.

Mi viaje fue largo y agotador,
Estoy de regreso tiene ya
Un tiempo, y aquí sin luciérnagas,
No lluvia, ni aves, ni grillos, ni yo,
Sigo esperando el momento
En que de nuevo pueda escuchar tu voz.
México – Veracruz. Julio 2009

2 jun. 2009

Lejania.

Hoy la noche está sonriente
y tu recuerdo colgado de la
más hermosa estrella que
alumbra mi pensamiento,

Comenzó a fluir en mi
pecho la poesía que se
derramo por mi piel
y mancho este papel

para decirte en algunos
versos cuento es que te amo
¡Cuánto te extrañaré
cuando estemos distanciados!

Pero no importa la relación
tiempo y espacio cuando
podemos mirarnos de lejos
estando uno en el corazón del otro,

Esperando el momento en
que el sol se vuelva luna llena
para besarnos otra vez

y perdernos uniendo constelaciones
con la punta de nuestros dedos,
cortando a nuestra historia
todos los pétalos secos.

Entonces me veré en la necesidad
de llevarte hacia la despedida
para morir de ansias en el silencio,
esperando volver contigo.

¡Voy a extrañarte amada mía!
Serán noches de insomnio
nada más estar pensando en tí,
tus ojos, tu voz , tus labios,
recuerdos hechos poesía,
lágrimas rodando, agonia.

¡Pues nena tu lo has dicho:
para amar se necesitan dos!

No prometo vivir mucho con esta
eterna necesidad de verte
y arrullar tu sueño entre mis brazos
hasta que quieras despertar,

Pero aún mueto te seguiré amando,
no soy tan fuerte para soportar la distancia
¡Voy a extrañarte y no me quiero suicidar!

Pues tu no sabes que disimulo
el llanto con un suspiro discreto
que me ahoga el corazón.

(Soy cera roja que se derrite
y se vuelve concreto al acariciarte.)

Recuerda: no cualquiera sabe
que amar no es un juego, y
yo a tí te amo, vida mía.

No temas pequeña,
¿Olvidarte? !Cómo podría¡
tu voz, tu mirada, tus labios,
para olvidar amada mía
¡Forzosamente se necesitan dos!

18 may. 2009

Abril.

En la ternura
del silencio siento
como tu alma
acaricia mi cuerpo.

No sé cuánto
tiempo duró
el cortejo,
pero fue poco.

Confusión que
amedrenta el
corazón,

Me posés y
no sé si sigo
vivo o si ya he
muerto hasta

que topo con
la luz del día
y despierto para
saber que es Abril.

Bendita sea la primavera
y tus labios floreciendo.

Este fin de semana...

... me suicido,
ya no puedo con tanta nostalgia,
los día me preguntan por qué te has ido
y no entienden la respuesta de mi poesía.

Entre lineas escribiré mi epitafio
que sólo mis hermanos entenderían,
pero siendo un alma perdida poseeré
a un literato que siga escribiendo, como
hice en vida, lo que el corazón le dicta.

La llama del amor me obligo a derretirme,
ahora soy agua salada de un iceberg.

Sé que tu me extrañas, pero de qué
sirve, si tus labios suturados con
telarañas jamás podrán llamarme.

Alguien, (no sé, el enterrador,
el forense o el extraño en el
funeral) podrá consolarte,
espero que no le cueste trabajo
hacerte sonreir como me costó a mí.

No llores que nada ganas,
acurrucate en estos brazos
mal cruzados y muy funebres.

Quiero ser cenizas, ya no alimento
de los carroñeros, dejen que en paz
descanse mi cuerpo cansado y triste.

Visitaré por las noches tu casa
y comprobaré si es verdad que
por mí no duermes, o si hay otro
sueño que me haga ser pesadilla.

Este fin de semana me suicido
y espero resucitar en el pecho
de una hermosa ardilla.

=RIP=

Delirio.

He escrito tanto y
de tanto muchos
sin sentidos que
repiten: lo único
que quiero es estár
contigo.

Aprendí que puedo
decir: te amo con
veinte palabras y
ser despreciado en
un silencio antigüo.

Conozco el dolor
como a mí mismo
y del cariño soy un
simple extraño.

Vivo al día y fui
cursi para rimar
llorando, ahora soy
rudo aunque se que
me engaño.

Di la vuelta en una
esquina y tomé el
camino más estrecho,
sin salida, sin regreso,
sin descanso.

Atrabesé el desierto
y me mordió la Serpiente,
quise ser Aguila y me
aterrizó el miedo,

me escondí en la selva
y me cazó el Jaguar,
pude haber sido rey,
pero me venció el León,

quise ser hombre y me
enveneno la sensibilidad.

Fui traficante de confusiones
y perseguido por la policia de
la verdad que fui encerrado en el
amor con una condena irreal.

Aprendi a hacer poesía
de la mano del profeta.

Aprendi a llorar en el papel
y a vencer al centinela.

Desperté mil veces
con resaca, lagunas
mentales y mares de
sentimiento inherte.

He sido sincero, ciego
sin rumbo y mi cola de
roedor me hace borrar
las huellas que cambio

por un rastro ilegible
para que sólo el que
sabe de mí, para que
el inocente pueda encontrarme.

Y todo para vivir un sueño
en un castillo de cristal,
sobre una nube gris,
debajo de un millon de
estrellas, solo con mis letras,
mi conciencia y mi experiencia.

Quiero regresar el tiempo
por enjuagar mis penas,
pero no puedo hacer que el
relog camine al reves

para estar contigo
(inspiración que te agotas)
en aquel último beso, unidos
de nuevo por primera
como en la última vez.

Y podría ser que éste
poema no existiera,
quizás una carta cursi
de veinte palabras perdidas

en el silencio de una
mirada cruel, de esa
mirada que como espejo
elaboró estos versos
para usted.

El cuento de los cisnes.

Hay un par de cisnes enamorados
bailando en el lago de plata;
quieren hacer de las caricias
y los besos danza.

Se atraen, se llaman y en la
catarsis de la coreografía se
separan, se miran y callan.

Ella llora porque le duelen
las alas, él pasa su pico por
su espalda, como queriendo
decir: tranquila, todo está en calma.

La música se acaba y los cisnes
salen del lago de palta humedos
y brillantes, pensativos e inconformes,
pues quisieran seguir bailando
sin que le dolieran a ella las alas,
sin que le apretara a él el alma.

Se acaba la magía, quizás mañana
sea el día en que los cines terminen
la pieza dejando una estela plateada
que una los puntos del cielo en la
noche estrellada.

10 may. 2009

Desperté sudando.

I

Era mayo había en mi habitación más calor que de costumbre, di vueltas en mi cama y no podía dormir por el calor sofocante.
Me levanté y tomé un vaso de agua, me amarré el cabello, miré el reloj 3:15, muy temprano.
Regresé a la cama y seguí dando vueltas hasta que me venció el sueño. Tenía que dormir, pues al día siguiente ella vendría a vivir conmigo, aquí en este lugar que hasta ahora había permanecido oscuro. Bueno, posiblemente no entiendas lo que te estoy contando y es algo difícil de explicar, pero voy a intentarlo.
Yo, un loco diluido entre la sociedad busqué siempre a esa persona que de otra vida había perdido, la dibujaba en poesía, en sueños, en suspiros, la hacía real en las tardes de ocio y en las noches de vicios. Hasta que la vi por ahí esperando no sé qué cosa y la observé en silencio por mucho tiempo; andaba tras su aroma, tras su rastro, como un perro sarnoso que busca alimento, cohibido, lleno de un sentimiento vago y furtivo.
Pasaron así años, pero un día hablamos fue su voz tan dulce y su mirada tan curiosa que no pude evitar colapsarme y después cortejarla. Tanto tiempo a su lado, no lo sé, soy malo para las fechas, quizás trece o catorce años y fue ayer cuando le dije que viniera a vivir conmigo, no muy convencida, entre las velas y el vino, aceptó.

II

Hoy fue un día excepcional, estuvimos juntos hasta tarde, besándonos, disfrutando y al llevarla a su casa no queria dejarla, se notaba insegura de su decisión, pero yo estaba seguro, había aceptado y vine a mi casa. Al sentirme tranquilo después de un buen rato, cansado me fui a la cama y estuve vacilando el sueño hasta las 3:15, me levanté y tomé un vaso de agua, me amarré el cabello, regresé a la cama y me quedé dormido.
Eran las 5:30 a.m. y desperté sudando, un sudor frío que contrastaba con el calor de mi cuarto, pensé que estaba enfermo, pero no, fue la pesadilla, sí, la pesadilla.
Ella y yo estábamos juntos en la cama y comenzamos a discutir como siempre se exaltó por su carácter voluble y gritó y gritó. Yo que siempre he sido tranquilo y comprensivo me perdí en mi locura y en la suya. ¡No sé qué me sucedió Dios mío! Tomé su cuello entre mis manos y la maté, la maté llorando, luchó, pataleó, intentó defenderse, pero mi corpulencia y mis venas inflamadas la sometieron. Poco a poco dejó de luchar su cara se puso azul, sus uñas enterradas en mis brazos, y su último aliento se perdió cuando me alejé. Me senté en el piso, a un lado de la cama, a un lado de su cuerpo y su cara que veía al techo cayó de lado, como si hubiera querido verme y sus ojos blancos me despertaron.
Me quedé en la cama con los ojos bien abiertos como media hora, como todo el día hasta que sonó el despertador y fue momento de levantarme.

III

Estuve consternado por el sueño, pero mi vieja decía que cuando sueñas la muerte de alguien haces que esa persona viva más tiempo y la idea me consoló por un rato.
Hice mis labores cotidianas, me arreglé y fui a buscarla. ¡Oh! Estaba hermosa, como nunca, sonriente, para entonces sus miedos se habían disipado, sus padres estuvieron de acuerdo, estuvimos en su casa un rato y nos fuimos.
Celebramos, aquel día fue como ninguno.
Estuvimos cansados fuimos a dormir.
Pasó la noche entre mis brazos, en la cama, con su aroma a maderas que me enerva y me sentí tan bien que se acabó el insomnio.
No sé cuánto tiempo pasó, pero ya me sentía incomodo de tanto dormir. Algo pasaba, yo no estaba costado, sentí frío, mi cara mojada, abrí los ojos y estaba en el piso sentado, levanté la mirada y me mataron sus ojos blancos.

21 abr. 2009

Sin ti.

No sé como describirte en algunas lineas,
ni como escribir lo que siento, que te amo,
que te amo y necesito pasar en textos diarios
lo que no te digo, lo que siento, que te amo.

Y estoy ya cansado de tanto que te insisto y
que te grito, a tus oidos sordos, a tus labios
claros como el aire, necesarios como el agua,
¡Ay mi niña! yo te amo, te lo juro que te amo.

No me retracto, nunca me retracto.

Ahora la decadencia es triste porque no queremos
que pase lo que debe de pasar, el caracol
del tiempo ahora es una liebre y ya te extraño
amor, yo ya te extraño, y también te amo.

Negaremos mil veces los malestares del corazón
porque le preguntamos a la mente y ella es
sociopata y no entiende que el cuerpo necesita
sacar lo que le aqueja y lo que le exita.

No quiero que te vayas, pero ya es muy tarde,
me dedico a escribirle un poema a esta tarde
en la que marchaste sin decir adiós, y me dolió,
pero ya quiero que regreses, porque yo te amo.

Sí, pero no sé porque tú no entiendes, quizás
no me expreso en el lenguaje correcto, pero
aunque te vayas y ya no regreses, niña de mi vida
yo te juro que pagaré lo que te debo, y te seguiré amando.

¿Sin ti qué sentido tiene la poesía?
no importa, sé que voy a seguir escribiendo,
(no te irás, ¿Verdad?)

No te preocupes.

Madre: que no te preocupe
mi estado de fin de semana.

Es normal que me suden los ojos
de desesperación, pues

una dulce dama me ha hecho
pedacitos toditito el interior.

Y con canciones pego el alma,
y con silencio el corazón.

Madre: No te asusten las lágrimas
duelen las cicatrices, la poesía
el recuerdo, la desesperación.

Y es que no encuentro la manera
de llenar la limosnera de cariño,

que no tiene fondo, que de mi no ha dejado
ni un quinto y ahora necesito un millón.

Madre: ¡Tú sabes de amor!

Estoy aprendiendo de este dolor
que es eterno y constante,

que es llanto y silencio,
que a veces se hace alcohol.

Madre: mis hermanos se preocupan
tanto como tú por mí,

pero deja llorar a tu pupilo
deja que sane su interior.

Y si la nena sigue despierta,
el nene segura sufriendo,

no tiene sueño, ni tiene hambre,
ni se le ensucio el pañal, le duele el pecho

¡Está conociendo el querer!
le duele señora, la mujer

y yo que estoy con el todo el tiempo
te aseguro que va a seguir llorando,

hasta que se le sequen los ojos
o se haga de hielo, o consiga
un nuevo y olvidadizo corazón.

Perdónalo, por favor, entiende
lo que ella no puede y abraza

a tu hijo enamorado, que no llora
de hambre, madre, llora de dolor.

Yo sé el estará agradecido, agradecido
de de tus brazos y tu hermoso querer.

Madre: ya no sufras al verme desnudo
y llorando por este amor endemoniado

que nunca, te juro, negó lo que le he dado
porque de lo que le di nunca se enteró.

Madre: perdóname, estoy enamorado y
ella, mi amada, nunca dijo que no.

¡Te extraño!

Siento que me observas,
siempre aquí, ahora.

Los árboles susurran,
conspiran, quieren
hacer regicidio y aquí
en no se donde,
yo cargo la corona.

Se despide la conciencia,
lápiz, punta, hoja y tu ausencia
para que mi corazón
explote y manche las paredes

en miles de palabras
con millones de letras,
todas, juntas, soñando
ser algo que nadie acepta

y yo muerto entiendo
el mensaje completo
con los ojos entreabiertos,
muerte, sangre, ella.

Nublado, el día nublado
como mi pecho y los prejuicios
encima y con hambre.

Toc-toc- algo golpea la puerta,
quiero salir y no hay manera.

Frío, como el vidrio de la ventana
húmeda como el espejo imaginario
o la autocritica y la conciencia.

Sol seco, Luna nueva,
nada en el cielo brilla,
sólo es infinito y galaxias,
galaxias de pensamiento
de amor, y mi cojín durmiendo
locamente perfumado.

¡Oh! Silencio, silencio señor
no ronque que los ronquidos
son malvados demonios
que matan el sueño y el despertar
asesina al enamorado.

Terrible, estoy en mi casa
con un Borbón casi acabado.

Tú, fuiste Tú retrato
lo que me estaba mirando.

Lo toque y se deshizo,
leer, recordar, sufrir, llorando.

Y entonces me hundo en la
mirada que no es de ella,
que no sé que es...

Mis manos temblando sobre
el pasto, mi cara pegada en la
tierra y me sentí pesado
con un caracol babeando mi espalda.

Estabas tu ahí, en un banca
y yo en el suelo, moribundo.

Quise tomarte de la mano
¡Y no puse! Tú te fuiste
¡Te fuiste!

Te recordé y escribí en mi mesa
este poema para que no leyeras.
Sólo fue ceniza y olor a maderas.

Desperté llorando por estar aquí,
en mi casa solo, solo como yo mismo,
con el lápiz en la mano y una hoja
blanca con dos palabras en mayúsculas:
¡Te extraño!

Preferí escribir a mi manera esto,
esto tan extraño que siento, que creo
se llama amor.

Bebí sueño y estuve ebrio
resaca de tu imagen, de tu cuerpo,
pasando la sobriedad de tu mirada
te escribo que la realidad es sueño
de aquel sueño por la madrugada.

16 abr. 2009

¿Es tan díficiil escojer?

Mira amigo cuando me contó que estaba confundido
yo le dije a aquel hombre un par de simplesas complejas
que lo dejaron un poco aturdido y pensativo.

El en la cuerda floja estaba decidiendo dar el paso
que podría adelantarlo o llevarlo a la muerte.

El sudor en su cara resbalando como lágrima,
como alcohol destilado de la cruda mañanera
y sediento,
el sol en sus ojos penetrando e irritando hasta
que se hacen chiquitas las pupilas y más grande
el temor de seguir avanzando.

Yo al otro extremo, sentado, fumando, esperandolo,
le dije que iba a caerse, pero tú lo conoces ese
tipo es muy terco y siguió caminando.

Sostuve la respiranción, porque hubiera apostado
que se caiga y no tiene alas para volar,
se partiría, según yo en mil pedacitos y posiblemente
ya no habría de volver.

Equivocado y desconcertado estaba yo,
pues caminó el hombre aquel sin errar
y sin mirar abajo con la cabeza en alto
y los nervios a punto de estallar. Y no calló.

Amigo, ese tipo es terco, si,
yo seguiré esperando al otro lado
y contradiciendo lo que dije en un principio
sé que llegará sano y salvo
y claro, un poco palido y debilitado.

15 abr. 2009

Noche tuya.

Cuando el horizonte se desangra
y mi juventud aclama un amor irreprochable,
aparecen los fantasmas y las sombras
que hacen este deceso irrefutable.

Eros, Afrodita, epitafio en la piedra fría.

Noche dionisica mata mi agonia
con el erotismo falso de una
ninfa de aire, o de cortina.

Psyque desmorina la metafisica
que esta noche se ha fecundado
en mi cama mientras dormía.

Hypnos, tras mi cuerpo cansado.
Cronos, sobre mi cuerpo recita.
Tanatos, tras mi ojos radica.
Triada que se encuentra en mis
venas, aguardando, esperando.

Esta es la pesadilla de la que nunca
se despierta, caminando entre el pasto
blanco voy dejando a mi paso
un sembradio de flores negras,

que se secan y se vuelven polvo,
polvo no más como mi cuerpo entre la tierra.

Cerbero aguarda a que cumpla mi condena
y después libera mi alma en la madrugada.

Los dioses me condenan al estar solo
porque tú amada mía no estas conmigo
en esta noche tuya.

FELIZ CUMPLEAÑOS

Cumpleaños tuyo y de nadie más,
las cosas como comienzan terminan
sí, este día tarde o temprano debe terminar.

Todo desde hace un año sigue igual.
Amigos los que que quedan, ya lo he
dicho, que se vayan los que no pueden
continuar a tu lado. Tranquilo.

Familia la que te mantendrá siempre vivo
con su calor hogareño, apoyo y cariño.

Y el amor, ya lo hemos conversado,
no pasa nada, tranquilo, por favor
no te quedes en silencio como ella
que me duele saber lo que
en silencio piensas.

Y sé que al llegar a casa portarás
la mascara policromatica de los mil gestos,
mientras por dentro te consume el dolor,
el coraje, la confusión y quizás el arrepentimiento.

Las velitas estarán sobre el pastel,
dieciocho está vez, aunque al parecer
tu crees que mereces dieciseis,
y yo sabré lo que pedirás al apagarlas,
lo de siempre, ya te dije: ¡Calla!

Lo único que quieres es comprobar
que avanzas y no que te quedas,
pero sabrás que todo sigue mal
porque está mal al apagar las velas.

Abrazos, halagos y mañana todo igual
monotono hasta el llanto o distinto
hasta la locura, pero tú tranquilo amigo
las cosas pasan y la madurez ayuda.

Pero si tan mal te sientes,
¿Por qué sigues respirando?
ilusamente crees que las velitas
van a cumplir tu deseo

y que despetarás donde comenzó
está jodida pesadilla
que parece no tener final...

Dejame te abrazo y digo:
¡Feliz cumpleaños!
y sabré que piensas:
Sí, claro.

31 mar. 2009

Ayudame amigo.

Aún tengo miles de cosas por escribir
de tanto que me dicta el corazón
y reza, pero abstinencia amigo mío,
por ahora abstinencia.

Más de una experiencia he vivido
desde que abandone la pluma
en el buro y dejé el papel escondido
en los rincones de mi pensamiento,
pero por ahora amigo mío, abstinencia
abstinencia y falso olvido.

Yo quiero seguir escribiendo
pero la fuente de la inspiración
se hace desierto y en el desierto
solo el seseo de la vivora y olvido.

Aquí, invierno de la primavera
donde me desnudo y me hago hielo.
Aquí, marzo de epitafios
y sentimientos reprimidos.
Apatico me encuentro, apatico
y patetico me vuelvo, patetico.

Tengo aquí en mi cabeza conglomerado
tanto y tanto que ya no sé como expresarlo,
las letras, el llanto, el olvido,
mejor no escribo, abstinencia amigo mío.

Semanas han pasado y no he tocado
más escenario que el mismo cuarto
donde duermo, que el mismo lugar
donde me pierdo al despuntar el cielo
su calor antigüo, abstinencia amigo mío,
abstinencia es lo que pido.

Sólo quiero seguir navegando
y creyendo pasar la tormenta,
pero creo que de ésta ya no salgo,
me quedaré en el mar hundido,

Esperame en el puerto,
observa los amaneceres a los lejos y tranquilo
que si mi cuerpo no regresa,
mi alma siempre estará contigo.

Creo que de esta no me salvo,
mi mundo se hace cenizas junto con mi cigarro
y mis palabras viento, y mis sentimientos vino,
y de aquí donde te escribo te digo
que tal vez pasará algún tiempo

para de nuevo escuchar mi estridente
carcajada escrita, porque tú sabes que
soy obstinado y positivista,
pero sé que de está no me salvo,
¡Abstinencia amigo mío!

El Balam, nuestro Brujo Maestro

Aun quedan escombros de estas piedras amorfas
que dejaste con tu muerte,
y que todas las noches visitas las estrellas
en busca de descanso y de paz,
queriendo hacer en cada una tu morada eterna.

Aun desde mi templo se puede mirar la estela
de los cansados cometas perdidos,
La metamorfosis está acabando con ellos.
Porque no duermen,
Porque se aburren después de amar
Porque son nómadas por creencia
Y ciegos por destino.
Porque el Águila del cielo los condeno a comer
los restos de la piel que dejan las serpientes cuando
mutan y se transforman en sabios Chamanes de Luz.

Ahora aprendemos del Jaguar a mirar en la obscuridad
nos adaptamos con la naturaleza y evolucionamos
en este místico reino imitando y guiándonos
en sueños por el Balam, nuestro brujo maestro.

12 mar. 2009

Eres, soy, somos.

Eres tibia, clara, música y amor
que se vuelve pan,
y el pan directo a mi boca.

Eres caramelo, vientre donde nacen
mis más profundas ideas,
templo donde desaparecen mis miedos.

Eres tú aquello que más cuido,
lo que procuro mantener vivo
en este mundo de muertes,
pestilencia y muertos.

Eres siete letras formando una historia,
una historia que hago poesía,
una poesía que lleva tu nombre.
Siete letras que me hacen hombre
romántico y amante.

Somos una combinación peligrosa,
combustible y chispa,
cielo y luna,
tú y yo.

Eres un sueño hecho ángel.
Soy un niño rezando por tu protección,
Somos un suspiro hecho oxigeno.
Fuimos una lágrima evaporada en la cara,
Somos una lágrima condensada en las nubes,
Seremos una lágrima corriendo en el mar.

Somos la mañana en que nos conocimos,
somos la vida en que estamos juntos,
somos las palabras de amor dichas,
somos un par de ardillas
en la copa de un árbol
buscando avellanas.

Seremos la noche en que dejemos este mundo
tomados de la mano, soñando,
uno en los ojos del otro,
provocando una sonrisa arrugada
que jamás habrá de despertar.

9 mar. 2009

Déjame amarte.

Yo siento que te quiero,
y quiero definitivamente
proponerte algo sincero,
si, quiero ser quien cuide tus sueños,
y vivir en el mismo lugar donde
moran tus pensamientos.

Quiero entender mi dependencia
y no puedo,
no hay otra substancia
corriendo por mis venas
que la saliva que arponeaste
a mis labios cuando el sol
estaba en su estancia plena.

Trato de explicar porque
mi corazón se acelera,
cuando hay luna llena
y te acercas a la puerta
de la casa de Morfeo.
Al tiempo que mi cama
se incendia, y mi pecho se incendia
y mi cabeza se incendia,
y no quiero apagar el fuego.

Yo siento tu presencia
en las cuerdas de mi guitarra,
y cierro los ojos cuando la toco,
y escucho como suspira
y la beso cual madera fría,
que en nada, amada mía,
se parece a la textura de tu cuerpo.

Sé que te escucho por la mañana
cuando aquel hermoso pajarillo
se posa ante mi ventana
y canta, y canta,
hasta que me despierta
para desearme buenos días,
y antes de que la luz se filtre
por la ventana, el pajarillo
va en busca de tu mirada
por orden mía.

Quiero tomarte de la mano
cuando te siento cerca,
quiero abrazarte hasta que la noche
nos duerma con su canto,
quiero llevarte conmigo
todo el tiempo que me queda,
porque como tú soy joven
y te amo,
porque como tú soy la mitad
de lo que complementas.

Yo siento que te necesito,
porque mi cuerpo es débil
como el aliento de tus labios finos
y las caricias de tus ojos claros,
niña volátil, déjame amarte
antes de que partamos.

5 mar. 2009

Solo.

Solo, quizás en el pensamiento
jamás me rindo amigo
sabes que te llevo conmigo.
Aquí en este lugar vacio
siempre el recuerdo de todo
lo que juntos hemos compartido.
El murmullo del vino sagrado
la sonrisa del humo de tabaco.

Te digo, amigo, solo aún no,
todavia estoy vivo.
En aquellas fechas
cuando veas mi nombre en un lapida,
entonces si será momento de dejar
un lugar en este mundo,
para seguir el camino solo
hasta que encuentre de nuevo
en aquel lugar desconocido
a todos mis amigos.

Solo, jamás amigo, siempre contigo
y los nueve aliados,
y mis hermano y los demás
que conmigo vienen y se van conmigo.

Allá a lo lejos, cuando camino
solo por la playa del pensamiento
y se hunden mis pies en la arena
y mis ojos se pierden en el infinito
sé que los sonidos del fondo
me llaman y vienen de ti,
de mi, de esos ratos en que
al tocar la luna el cielo
estuvimos juntos. Recordando lo perdido.

Y de lo perdido hemos ganado
aquel que toda la vida estará a un lado
más allá del infortunio,
más allá del ocaso,
en cada anocher y amanecer dislumbro,
a mi amigo, a mis dos hermanos,
a mi amor entre el agua condensada
que corre por los vidrios de la ventana
y también, porque no a los nueve aliados.

Guerrero Aguila



Así como puedes ver observar las mañanas un rastro de luna al amanecer,
así me puedes mirar a cada dia,
soy ese instante de luna que se mezcla con el sol
para dar paso a un nuevo dia.
Así desde este Valle del Anáhuac
donde los Mexicas construyeron esta ciudad
que a diario transito para cazar tu cena mi Princesa.

Y aunque me has visto con los gusanos,
por las noches soy un fantasma con piel de jaguar
pero siempre liderando la batalla,
vigilando tus sueños para que ellos prosperen.

Y cuando sale el sol
soy un Guerrero diurno que vuela,
que te protege,
que deambula a diario solo por cuidar tus días,
y son mis alas como las del Águila.

Hoy te canto mi princesa azteca,
mujer de sangre pura y raza noble,
y frente a este quinto sol, prometo:
He de recuperar este territorio
acompañado de un suave neutle;
esta noche traeré un par de presas para ti.


4 mar. 2009

Duerme mi niña

Sabes que podría atar mis brazos a tu cuerpo y detener el tiempo, intoxicarme con tu aroma, rodear tu espalda y que por siempre todas las tardes como esta, duermas en mis brazos, y suplicar al creador eternizar los momentos a tu lado, y que la pausa de este instante dure un par de lustros, al menos hasta que las uvas sean ya un buen vino, o hasta que dejes de necesitar mis brazos y tu reino sea similar al de tus sueños, aunque no se asemejen a los míos.

Duerme mi niña, yo estaré aquí cuando despiertes, ahora descansa, te dejo un beso en la mano, recuerda que cuando un hombre quiera besarte, debe primero hacer lo mismo, besarte la mano mi princesa.

Es la Riviera Maya

Caminando, no estoy solo, pero quiero estarlo,
al menos unos días aca, cerca del sol,
he requerido de este espacio y clima
para hacer un alto en mi camino.
Desde mi izquierda el mar humedece mis pies,
entiendo pues; que voy en la dirección correcta
una cerveza en la mano me alienta con la caminata.

Ahora que la veo desde aquí mientras me alejo;
ella es hermosa, y el sol descubre un buen tono de su piel,
quisiera que nada de esto hubiera pasado
que mi instinto nunca la hubiera dañado
pero antes yo estaba ciego,
y haber caminado en sentido contrario
me tiene cansado, fastidiado Amor.

Es la Riviera Maya la que me recuerda,
la que me pone frente a mi afortunado pasado
la que me inspira lo mismo que hace siglos a los Mayas,
hoy me fortalece, y favorece el encuentro con
mi presente y me vislumbra un prometedor futuro.

No lo sé, nunca es bueno arrepentirse de nuestras acciones
pero es mejor reconocer que me equivoque
que olvide mi verdadero edén.
Y hoy el señor Kukulkan profetiza buenos días alado de mi mujer.
Ella es hermosa cuando despierta y cuando duerme.

3 mar. 2009

Soy.

Hay días en que soy una montaña,
días en que me convierto en mar.

Tengo dentro un cumulo de piedras preciosas
con coloridos nucleos de cristal.

Puedes encender la mecha,
porque tamién soy dinamita,
pero no estoy tan comprimido
como para explotar.

En el panteón de los recuerdos
a diario es día de muertos
y hay una tumba donde
siempre colocan una corona de espinas.

Soy un predador enjaulado
en las rejas del circo local
y sólo me liberan para domarme
y divertir a toda esa gente
que acaba de pagar.

Soy fuego, soy cenizas,
soy un esclavo de la eternidad.

Soy custodiado por un demonio
que en las noches me abandona,
pero antes de irse se asegura
de que el miedo me haga llorar.

Soy piedra, soy fuego, soy agua,
soy todo, soy un animal racional,
Pero siempre me olvido de ello
cuando el corazón comienza a gritar.

2 mar. 2009

El poema que canta el credo.

Bebo de a poco la anforita de ilusiones
que tengo bajo la solapa de mi chamarra de cuero.
Suena la banda y una canción me hace pensar en ella
y la otra me hace creer en ti.

Solo, me revuelco en las cenizas de mis errores
y quiero regresar contigo.
Pero ya no debe ser así, tú estás amando el mito.

Ahora una imagen tocó mi pecho,
latía cuando pensaba en mi niña
el cadáver que sepultó ella dentro.

Y ahora resucita y con los gusanos en sus orificios
te llama, te aclama, me pone en conflicto interno.

Si, realmente estoy loco,
no ebrio, ni drogado,
soy un enamorado del amor,
del rock, de la noche, de tu cuerpo.

La pulga sigue mordiendo mi cuero cabelludo
y se interna en el moco que tengo por sesos,
pensando que es el corazón.

Siempre fue torpe, desde que llegó a mi cabello,
y morirá ahogada entre mis ideas siéndolo.

Pienso, me relajo al saber que fuiste beata
de la religión que profeso en mi pensamiento,
y sé que está siendo momento
de ponerte un altar y volverte un santo,
o una virgen, o un amuleto.

Mujer que partió y se convirtió en cebada
y posteriormente en el alcohol que ahora bebo,
este es momento de meterte en mi cuerpo
y destilarte mañana cuando prenda el cirio.

Amén...

Rosa.

A mi amor, y mi amigo Diego....
"Ella dice que para todo esto no está lista
creo que lo mejor es, que este Mc no insista"
Mr. Dye
Aquella tarde estaba en flor,
los pistilos me hacian cosquillas en la nariz.
La mire, limpida como su sangre,
con un petalo del día entre las manos.
Ella, la tarde estaba deshojando,
se quedó con el último pétalo,
aquel que antes de arrancarlo escucho:
No me quiere. Ese pétalo mentía.
Caminaba yo sonriente, al verla
el estres se siente en cada vena.
Me acerque porque me llamó,
y me entregó aquel pétalo de Rosa.
Si, era extraño, ella nunca da nada,
Y presentia lo malo de aquel suceso.
Toqué el pétalo, aspero, rosa, arrugado,
le di la vuelta, en las venas una letras.
Y luego, de mis ojos emanó el llanto.
Ese pétalo no mentia, le dijo que no la queria,
y es cierto no la quiero, la amo.
Pero traté de ser fuerte y pense que estaba confundida,
tomé entre mis manos una semilla le sembre un ramo.
Cuando crecio, lo lleve hasta su lugar.
Me observó, tomó el ramo y me di la vuelta.
Sólo una mirada irritada recibi de ella.
Pasó no mucho tiempo, y la vi de nuevo,
que dolor, realmente fue una fuerte percepción.
La miré molesta deshojando el ramo,
maldito, le mintio también.
No puede hacer nada, más que recordar
los tiempos de primavera en pleno frío de febrero.
Y ahora, aqui sobre este tallo deshojado y seco,
Tomo las espinas y las clavo en mi mano izquierda.
Como hubira querido ser aquel pétalo de rosa,
para no mentirle y asi, talvez mi amada aún
a mi lado estuviera.
Ni hablar, esperemos la primavera.

1 mar. 2009

Lo siento. Otra vez.

No importa lo que digas,
Lo sé ya de memoria,
Qué es lo que intentas
¿A dónde crees que me llevas?

Amor, tú no eres la flor
Que quise creciera en mi patio.

Mucho tiempo ha pasado,
Y las condiciones son las mismas
Mis venas lloran alcohol
Y mi boca muchas penas.

Pero pon atención,
Cuando hayas terminado
de leer este texto
quiero que comiences de nuevo,
porque esta es la última vez
que te digo cuanto te quiero.

Calla tus palabras,
No repitas lo que ya me has dicho,
Dejare de ser el gatito
Que juega con la bola de estambre,
Y seré el león que te cause la muerte.

Mírame, sabes que no miento
Ahora mis labios dejarán de besarte
Y mis dientes se clavaran en tu cuello.

Ya no me quieres, es cierto,
Y realmente nunca me quisiste
Ahora pago la deuda de aquel capricho torpe.

Dejare a las sanguijuelas
Que pagaron la renta para vivir
En mi corazón,
No importa,
Morirán de hambre
Y estarán secas después de chupar
Lo que en él no hay.

Y ahora, qué pasará
Porque dejaré de buscarte,
Seguro tú no vendrás
Y yo no iré a ninguna parte.

Estoy dolido
Es cierto, y ebrio también,
Estoy metido en una botella
Y me bebes a placer.

No importa, di lo que tengas que decir
No calles tus palabras.
Ya no hieren más,
No pueden hacerlo.

Sólo quiero que cuando acabes este texto
Lo releas y te des cuenta de
Que me estás perdiendo…

Lo siento, me equivoqué de término.
Ahora ya no estoy contigo,
Amor, lo siento, me has perdido…

28 feb. 2009

Caza.

Quiero desparecer entre la niebla,
Dejar de ser hombre y ser viento
Música, naturaleza.

Me temo que me observan
De allá, de aca, no sé de donde,
Ellos me observan.

Olcultos entre el silencio
me cazan, como si fuera un conejo.

Yo siento que estoy bajo la lupa
observo, y no encuentro
a mis cazadores en celo.

No pasa mucho tiempo,
me confio,
me pongo comodo y me duermo,
sueño, es tan hermoso.

Y de repente un estruendo
me despierta,
quiero correr y no puedo,
los cazadores han puesto
una bala en mi pecho.

Vuelo

Fumo el aliento de los dioses
Y este se apodera de mí,
Me convierto en otro.

Este hombre, fatal, desconsolado y temeroso
Camina por las calles con las manos en los bolsos.
Piensa, se va, regresa,
Parece que mi alrededor
Ya había estado conmigo antes.

De dentro, una voz muy grave,
En nahuatl te llama,
Dice: metzin, metzin,
Me reclama.

En las nubes extiendo mis alas
Allá, a lo lejos, observo.

Mi mirada curiosa se
deslumbro al encontrarte.

Tomo mi arco,
me engancho a una estrella
Y voy a buscarte…

Extiendo mis alas y vuelo,
Llego a ti sin mucho esfuerzo.
Me meto en tu cuarto por la ventana
Me paro a tú lado y te beso.

Estoy temblando,
Me preocupa despertarte,
Me encanta verte durmiendo,
Sueño que sueñas conmigo
Y que nos perdemos en un suspiro eterno.

Me acerco, no respiras,
Te acaricio, te grito,
Y tú vagando en el silencio.

Trato de tomarte entre mis brazos
Y llevarte al cenit del cielo,
Lo intento, lo intento,
No puedo.
Amor, creo que estoy alucinando.

26 feb. 2009

Gracias...

Este no es otro poema de amor acartonado
Estas son las palaras de aquel niñito cualquiera que cuenta historias de su senectud
Me duele profundamente el alma
Pero eso no me impide expresar lo que está en mi sesera
Ahora he comprendido que vale más lo que en casa te espera
Que lo que el corazón te daña.
No me importante tanto ahora hablar de lo que he pasado
Porque tu hermano que me frecuentas sabes lo que en mi corazón se concentra
Yo, aquí, renuente a estas letras, quiero dar las gracias a mis lectores
A mis amigos, a mi padre y a mi madre por haberme dado la vida
Porque a final de cuentas vale mucho más mi familia
Que un par de heridas conseguidas en el problema amoroso que ahora me amedrenta.
Señores quiero decirles que mis ilusiones
Van más allá de lo que el capitalismo me presenta
Es tener a mi familia por siempre aunque esto no se pueda,
Mil nombres Tona, Chuy, Víctor, Diego, Cinthya, Erick, Zesar,
No importa quiero agradecerles por estar conmigo
Porque en algún momento compartieron mis penas
Y porque seguirán haciéndolo.
Madre, padre Carlos, Liliana y los demás ya nombrados
Gracias por cargar sobre sus hombros mis lagrimas, mis penas
Todos mis problemas, que con un segundo a su lado se mejoran
Familia, amigos, amor, lectores, hermanos,
Agradezco por lo que hasta ahora han soportado
Y por lo que aun falta.
Yo sé que siempre estarán a mi lado.
Ahora es momento de soportar el llanto y seguir luchando
Porque mientras allá fuerza,
Hay letras dentro de este poeta para,
amar, llorar y agradecer lo que me han dado,
Familia, amigos, amor, hermanos, lectores. Muchas gracias
Porque nunca me han abandonado
Y sé que no lo harán….

23 feb. 2009

Directo del papel...

Cuando la tristeza se pone triste
me roba la voz.
El alma se escapa por la mirada
cuando tanto te extraño amor.

La lluvia emana y moja mi cara,
mi mano hiere el papel
donde cicatrizan las heridas de mi corazón.

¿He muerto?
No mueras.
Es tarde en esta ocasión.

Fue el último beso la muerte,
mi tumba la última escena entre los dos.

Y ahora, después de tanto tiempo
¿Habrá resurrección?

Carta "X"...

A ella:

Este es un texto más que no llegará a tus manos y va acompañado de un beso que no probarán tus labios. Amor, te extraño...

Pasaron ya los soles y ahora tengo frío. He quedado en la calle durmiendo con mi soledad y cobijado por el hastío. El ocio me hace pensarte, la tristeza me hace escribir, pienso que quizá vivo mejor en el exilio. Y el corazón late y late y llora por ti.

Por las noches me da hambre, busco, busco y encuentro sólo aire, me quedo dormido. Por las tardes me da nostalgia. Amor te pido, cuando pase por tu casa no salgas. Cuando pase por tu mente mejor piensa en el olvido.

Pasaron ya los soles y aunque al parecer partiste, yo no sé porque, pero siento que sigues aquí, conmigo.
Pasaron ya las lunas, sin embargo no me olvido de cada noche de agonía que paso amor por no estar contigo.

Ya no quiero verte, me miento a mí mismo, pero cierro los ojos y estás presente, mis brazos no aceptan que hayas partido.

La luz d la luna no entrará está noche por la hendidura de tu ventana, no te preocupes chica, hoy ella estará durmiendo a mi lado, ocupando el lugar que no quisiste ocupar, ese lugar que dejaste abandonado.

Nena, esta noche, como las anteriores, seré el vagabundo que escribe con el corazón aniquilado. Este vagabundo que duerme bajo la farola del olvido. Amor, ¿Por qué te extraño tanto?¿Por qué no estás aquí, conmigo?

Ese día seguro no llega.

Lo siento amor.
No más lamentos escupirá mi boca,
ni dolor bombeará mi corazón.

Voy cayendo rápidamente
de la cúspide del sentimiento.

Lo siento amor,
ya estoy cansado,
sin aliento,
no quiero más ardor.

Pero sí escribo para decirte:
más quiere aquel que olvida,
que el que otorga perdón.

Ahora me callo,
porque he descubierto
que amar sin dolor es imposible,
y ser amante es mi profesión.

Ya no quiero verte lamentando
este maldito amor.
Porque ser amado es mi condena,
ser bohemio mi afición.

¿Qué más puedo hacer con esta pena
que me mata, me envenena
y deja hambriento mi corazón?

Quizás escribiré mil poemas,
beberé todo mi alcohol,
cantaré a la luna mis penas,
y te olvidaré después.

porque amor,
ama más el que olvida,
que aquel que otorga perdón.

¿Será posible que después
de tanto sufrimiento
puedan gritar mis letras
ya no te quiero amor?

Princesa...

¿Qué os molesta princesa?
¿Es acaso mi antifaz?
no puedo quitármelo alteza,
pierdo mi personalidad.

¿Qué necesitáis princesa?
sólo esto que tengo
yo puedo ofrecerle.
Si lo acepta me quedo.
Si no quiere, ni hablar.

Soy un bufón no un mago princesa
¿De dónde queréis que saque el conejo?
no puedo hacer oro de la piedra
ni volverme Sir o Caballero.

Princesa, os juro, lealtad ofrezco,
si aceptáis todo suyo a toda
hora será mi servicio,
si no, la querré de lejos.

Princesa, os juro me vuelvo Mimo.
Parto a otro reino, hasta que
vos pida mi regreso.

Condena....

No sé mentir y lo sabes,
puedes darte cuenta
de lo que oculto aquí en mi pecho.
No son nombres, ni amores furtivos,
sólo siete letras, un amor, una tristeza
y mil recuerdos tuyos.

Me duele la cabeza de tanto pensar
y el corazón de tanto gritarte.
Te amo, te amo, te amo...

Trato de ponerme una mascara
distinta a diario,
algo que convine con mi atuendo,
o tal vez con la época del año.

Ahora ya no me encuentro
en ningún lugar estoy a gusto
siempre pensando en el encierro,
siempre queriendo cometer un delito
para ser encerrado
de nuevo en tu pecho obscuro.

Un año y medio condenado
y ahora le temo al mundo,
camino inseguro sin el carcelero
cuidando cada paso,
cada cosa que destruyo.

Y tú amor, a lo lejos,
lo intuyo, me observas
queriendo ser ajena a fuerza.
Pero como yo, estás que te derrites
porque el fuego de nuevo
corra por tus venas.

Tus labios, tu sonrisa, tu mirada tierna,
quiero buscarte para robarlos
y estar en prisión de nuevo,
pero me hago a la idea de que
eres de este poeta totalmente ajena.

Aún no cumplía mi condena,
pero por mal comportamiento
decidiste darme la libertad,
me aferré a los barrotes,
lo recuerdo,
golpeaste mis manos hasta que
me quedé sin fuerza.

Y ahora soy un ex-convicto
tratando de adaptarse
a vivir fuera de ti.
Sin nada entre las manos
y la mirada pegada en el cielo,
rezo amor, por tu regreso...

Los dioses hacen como que no oyen
y decido firmemente...

Voy a sentarme aquí
con un cigarro y una cerveza,
tatuaré tu cara en mi pecho
esperando a que los dioses crean en mi de nuevo,
o a que llegue la muerte para ponerme
los grilletes y las cadenas...
Esperando el próximo encierro.

19 feb. 2009

Corto 7

Bebiendo estabamos mi amigo y yo,
entonces él me pregunto: ¿Sabes de amor?
me quedé callado un segundo y dije:
¿Amor? Mierda, calla,no quiero acordarme de ella...

Epitafio de un poeta...

"Me cansé de rogarle,
me cansé de decirle
que yo sin ella de pena muero..."
José Alfredo Jiménez
Que llamen a la policía,
una ambulancia, a los bomberos,
en este justo momento
se cometerá un suicidio
y este es el último testimonio escrito
del literato que morirá
con la inspiración entre los brazos
y el papel a rrugado entre las manos...
Qué paso, no importa,
el motivo no lo llamo.
De que el amor apesta, apesta
Escucha Cinthya, amada mía,
nuestro amor apesta a muerto.
No se puede ahora, pides que me marche,
cambiaré la dirección de mi nave
hacia otro planeta, lo siento,
me mato porque no fue suficiente el esfuerzo.
Las últimas palabras quebrantadas huyeron
de sus manos, que importa, señores,
en estas letras hoy muere de nuevo el poeta.
Me cansé del dolor de rodillas
y la inmensidad de su rabieta,
llamen a la policía, ya lo dije,
bajo estas líneas queda la muerte del poeta.
Será no un tiro, ni cortaré mis venas,
aspiraré mi alma hasta que muera.
Y aquí, en este viaje, evitaré gritar tu nombre
mi último aliento quedará grabado
en la cinta de mi corazón mutilado,
llamen una ambulancia que recoja mi cuerpo,
ya lo dije y lo repito, bajo estas líneas
se lee la muerte ansiada de un poeta.
De que el amor apesta, lo juro que apesta,
y debo decidir entre respirar o seguir amando.
Quise amar a mi manera y por ello
en este momento estoy agonizando.
Que llamen a los bomberos,
mi corazón se está incendiando.
Ya no importa, aquí escribo mi epitafio:
solo tres letras: TAA y que lo demás
sea piedra fría, tierra y un poco de pasto.
De que el amor apesta, apesta.
En estos tremendos arrebatos armados
yo soy el perdedor y me marcho.
Cinthya, vida mía, nuestro amor apesta a muerto.
Llamen a la policía, una ambulancia, a los bomberos,
este poeta estará muerto,
cuando el punto final haya sido puesto.

18 feb. 2009

Tengo miedo...

Amor, de pequeño me enseñaron
que la obscuridad está vacía,
que no hay fantasmas en el armario
ni un Coco bajo la cama.

Aprendí que los ruidos de la casa
vienen de la madera dilatándose
y que las sombras no son más
que objetos cubriendo la luz...

Descubrí que Dios no es malvado
y que no escucha a los que callan,
y yo me quede callado.

Amor, pero nunca me enseñaron
lo que debo pensar cuando el corazón
se vuelve obscuro y se cansa...

Tengo miedo...

Ningún amuleto colgado sobre mi pecho
puede salvarme ahora.

Me asusta el momento en que
escucho tu voz quebrada,
o un te quiero forzado de tu boca.

Tengo miedo de que mañana sea el día
en que te marches y no regreses
y me dejes con el pecho vacío
desde una costilla hasta la otra.

No quiero, no existe rezo que pueda
librarme de esta condena
que ahora estoy viviendo.

Amor, tengo miedo,
dime el método que usas para escaparte
de este sufrimiento,
dime cómo puedes esconder las lágrimas
bajo tu aspecto indiferente.

De pequeño me enseñaron
a no tener miedo a la obscuridad,
pero nunca me dijeron cómo se escapa
del temor a la realidad.

¿Y ahora qué pasará?
¿Cómo me deshago del miedo?
Sólo en tus labios puedo encontrar consuelo.

Amor, tengo miedo,
dame un amuleto que haga a mi cuerpo
dejar de temblar.
Amor tengo miedo,
miedo a la realidad obscura.
Amor, te juro que mañana no quiero despertar.

15 feb. 2009

Noche de fin de semana...

Disfruto los placeres
de la ingenuidad.
Camino amor,
intentando llegar
más allá de donde estoy
estancado ahora.

Quiero invitarte,
ven a disfrutar conmigo.

Llevo un tiempo bebiendo
mierda liquida,
durmiendo, creyendo soñar,
fumando las viejas historias
escritas en hojas de cristal.

Mañana, quizás mañana
despierte amor
siendo el mismo de siempre,
quebrando la eternidad,
recojiendo los pedazos
de la vida pasada,
pegando gajos de lágrimas
evaporadas.

Amor, quizás mañana
el sol ilumine el cielo
después de tanta lluvia
y podamos mirar
la escala cromatica
que en el cielo
estará coagulada...

10 feb. 2009

Verdad de la mentira falsa...

Mírame a los ojos amada mía,
soy una laguna de sentimientos
incautos y arcanos
en medio de un desierto.
Y me llamo igual que tú:
Enamorado.

Bebe estás mis lágrimas
tan tuyas como la piedra
roja que escuda mi pecho.

Fuma esta mi tristeza maldita;
tan tuya como tu somera caricia
furtiva,
tan mía como tu efímera sonrisa
vespertina.

No entiendo ni quiero entender
por qué vivimos bajo el gobierno
de los ancianos ignorantes
que nos hacen agonizar
bajo el yugo de la daga privada
ajena a nuestra garganta
que no para de gritar.

Me pierdo en éste lugar
llamado alucinación,
y me siento bien aquí.

Me pierdo entre las letras que bailan
y alejan a los demonios
que siempre están tras de mí.

Llámame amor amada,
que quiero ser de nuevo
parte de esa utopía
de madrugadas largas
a amaneceres ininterrumpidos
en Sábado,
De carnes asadas y dulce familia
los Domingos,
Y ardillas enjauladas en semana
Inglesa.

Mírame a los ojos amada,
que yo no tengo en mi sangre
Ni una gota de falsedad.

Dime que crees y toma mi mano,
vamos a perdernos en el silencio
de tus labios tibios
e intrínsecos.
Vamos a perdernos en la obscuridad
de mis palabras blancas
amonotonadas.
Vamos a perdernos en tus afirmaciones
de amarillas faldas.

Amada soy una laguna,
en el fondo hay tierra asentada,
en el litoral, mil placebos comestibles,
en la superficie, un crucero.
Amada, mira la laguna
y sumérgete en
sus aguas cristalinas.

2 feb. 2009

Tu preguntas, yo respondo... Imagino... (monologo)

¿Y ahora qué pasará?
Sabemos que ya no hay vuelta atrás,
tendremos que responsabilizarnos
de lo que ahora está sucediendo
y construiremos nuestra ciudad
sobre los vestigios que ahora
estamos dejando atrás.

¿A dónde vamos a parar?
Caminamos sin rumbo
tomados de la mano,
como si uno no pudiera dejar al otro,
aunque en realidad
seguimos solos,
dos personasy dos conciencias enamoradas
que solos han de morir
enterradas en el silencio
de la cruda realidad.

¿En dónde se terminó?
Será mejor que no preguntes,
será mejor que no cuestione,
fieras llamaradas me consumían
cada vez que mencionaba tu nombre,
y ahora que te sueño
sólo soy un puño de cenizas
viajando con el viento.

¿Por qué ya nada es igual?
no lo sé, no quiero imaginarlo,
supondría que hay algo malo.
Ese pequeño hijo nuestro
amorfo que tiramos al río
ha regresado a nuestro lado.

¿Por qué seguimos extrañando?
Pasará, dejará de molestarnos,
déjame tomar tus manos y ponerlas
sobre tus oídos,
imagina que son caracoles suaves
y que su sonido
te lleva al mar y ahora estás
caminando sobre la arena
donde en cada paso te hundes
y con un poco de esfuerzo
tus pies se liberan otra vez.

¿Y ahora qué pasará?
Nada, todo seguirá como hasta ahora.
Agonía que poco a poco nos va acabando.
Nada, al dolor habremos deacostumbrarnos
y miraremos las estrellas
hasta que nuestros ojos
se hayan apagado,
como el amor que esta
noche piensa en su muerte
solitario.

Y cuando dejes de respirar
dejarás de inhalarme,
ya no estaré en tu pecho,
ya no más.
Terminará el dolor
y pereceré de nuevo,
para resucitar en otro cuerpo
que te seguirá buscando.

Por ahora, mira el cielo.
Siente mis latidos,
y esperemos a que el
sonido cese,
de tanto moverse
el corazón morirá tranquilo
y los labios húmedos
y los ojos acongojados.

¿Y ahora qué pasará?
preguntas....
Nada, sólo volveremos
a ser un par de fantasmas
creyendo estar enamorados...

1 feb. 2009

...

Mis pensamientos se evaporan
y van a buscarte.
En la noche mi boca te aclama
y mi tacto trata de tocarte.

Me enferme de ti
y el alcohol es un medicamento
que me ayuda a olvidar momentáneamente.

Tengo este virus dentro
y no quiero sacarlo,
soy un enfermo a conciencia,
y mi condición es deprimente.

Hay cura, pero no quiero curarme.
Yo sólo quiero amarte hasta la muerte
y cuando resucite llorar al nacer
por mi recuerdo arcano
grabado en mi nuevo corazón infante.

La eternidad me susurra al oído
tu nombre,
la lluvia me moja aún cuando
no llueve,
tus manos me hacen ser débil
como el pedazo de carne que soy,
y tus labios me vuelven fuerte
hasta que pierdo el control.

De nuevo te muestras renuente
a la idea de negar lo que dicta tu corazón.
Y yo que soy un idiota sigo contigo
A pesar de que ya no hay opción.

Amada mía, ¿Te gusta alimentar mi ilusión?

La infinidad se supone no se acaba
y no sé por qué me está llevando al límite,
el sentimiento tiende a eternizarse,
pero las decisiones no....

¿Crees que haya otro idiota
que llegue a amarte tanto como yo?

Necesito un respuesta urgente,
necesito tan poco de ti
que parece extraño tu manera
de interpretarme.
Amada, dime que no quieres
y dejemos de hacernos daño.
Pero sólo una noche tienes
para demostrar lo que has jurado,
se nos acaba el tiempo,
si no respondes pronto
nos daremos cuenta de que
todo como comenzó a terminado.

Y yo que no quiero dejarte
deberé resignarme a la idea
de que soy un idiota consumado.
Porque sé, no dirás nada,

Mis pensamientos se evaporan
y van a buscarte,
cuando se aburran regresarán
y será entonces demasiado tarde...

30 ene. 2009

Apocalipsis....

No sé qué sucede, la tierra se mueve,
el núcleo del granizo que golpea
mi ventana es una enorme tristeza,
esa lava efímera del volcán
se convertirá en piedra cuando pase la tempestad.
Es el apocalipsis, amor, y tú no estás.

Los siete jinetes vienen hacia mí,
me miran, se burlan, y yo no hago nada.

La tierra se mueve y mi corazón se espanta,
Amada, puedes decirme qué pasa,
Volteo, te busco y recuerdo:
desde que esto comenzó no estabas.

Intento correr a tu puerta
toco hasta que la mano se funde con ella,
y tu amor no contestas.
Ahora pregunto ¿qué sucederá
si yo no estoy con ella, en esta muerte lenta?

Te grito, y tú no contestas,
la tierra se mueve, viene hacia mí una densa niebla,
me traga, me arranca de tu puerta
Me ha dejado encerrado en este poema.

Desde la pequeña ventana de este lugar
alcanzo a ver como se muere la noche.
Hoy debo ser fuerte, y no llorar
me perderé en la claridad de la luna
mientras me convierto en hombre lobo.

Espera el amanecer,
cuando regrese a mi forma cotidiana
regresaré a buscarte...

26 ene. 2009

Tu Inmaculado Amor..

10 años menos joven, el reloj realmente me estresa,
perdi tu rastro y el camino pintado hacia ti
es cada ves menos visible, mi olfato ya no es fino
y mi sangre carece de color, creo que me perdi.

Rasgue mi ropa con la mugre de mis uñas
por que te busque lejos y muy bajo, solo que
olvide que tu amor se encuentra inmaculado;
con lo divino, en un altar,con Dios,
en lo alto, que cuida de ti.

Camine mucho solo por tratar de buscar
algo que aliviara mi sed y estoy furioso,
hoy despedire al diablo,
porque se burlo de mi,
porque no cumplio.
Porque me lleno de mentiras,
las mismas que hoy se rien de mi.

Lo que ellas no saben es que me revistieron de poder,
que dejaron estrellas sobre mi,
que no mori,
que para matarme, hace falta mas que eso.
Mucho mas.

24 ene. 2009

Locura nocturna...

Olor a alcohol a mi alrededor,
y el pececito dorado sigue viviendo en mi pensamiento.
Los danzantes aztecas bailan en las paredes. Y cantan.
El techo se deshace por la lluvia ácida,
la música sigue haciendo vibrar mis tímpanos.
Necesito una salida.
Tu efluvio se mueve y lucha con el hedor de mi aliento.
Tu recuerdo me apuñala, pero no muero.
Sigo aullando, sigo cayendo.
Escribo los sin sentidos que dañan mi conciencia,
nena, este amor está hirviendo.
Y el diablo se asocia conmigo,
me ha vendido un lugar en los hielos eternos,
lo compro, el precio: mi alma.
Qué importa, no estás, sigo cayendo.
Media noche, el reloj me llama,
tictac, tictac, silencio, tictac, tictac, silencio.
No amanece, parece que llevo una vida entera viviendo de noche,
me levanto, te busco, te llamo, no te encuentro.
Me estoy volviendo loco, amor, estoy muriendo.
Regresa pronto, sálvame, entiérrame en tus labios,
dame el tiro de gracia.
Amor, te necesito…
La luna se enojo conmigo, me da la espalda.
Está noche no es la mismo si no estás conmigo.
Ahora comprendo porque la gente me mira como si estuviera loco.
Es culpa de los danzantes, de la lluvia, del reloj,
del pececito, del alcohol, de la música,
de tu efluvio, de todas esas cosas que no se fueron contigo.

22 ene. 2009

Despídete de la luz...

Despídete de la luz.
Hagamos un minuto de silencio
por la timidez que hoy se va a morir,
esta noche voy a despedir a tu ropa,
=Nycher=

En un momento tendrás
Que buscar a tientas lo que quieres de mí.
Haré que te despidas de la luz.
Y vestirás tu desnudez de negro
Por la timidez que hoy se va a morir.

Me convertiré en el cura de la noche
Y bautizaré tus besos,
Será mi boca el agua bendita
Que estará tan cerca de ti
Como para respirar el mismo aire.

Seré el Dhalí de la madrugada
Y moldearé con mis manos tu figura,
Serás mi versión de la “Venus de Milo”,
Más hermosa que tú esta noche,
Bajo mi habilidad artística
amor… Nadie.

Me convertiré en un trotamundos
Y recorreré toda tu piel
En búsqueda de lo perfecto,
en tus hermosas caderas
Me detendré…

Si, seremos agua y fuego,
Estaremos tan ceca
Que no necesitaremos palabras
Para evaporar nuestros miedos.

Navegaremos en la pasión
Que emanará de la voz de la noche.
Y tu barco quedará anclado a mis brazos
Y no podrá separarse de mí.

Dejemos que poco a poco
Se mueva la embarcación
Al dulce ritmo de las olas,
Que no hay mejor lugar para está
Que el océano de amor
Que llevo dentro.

Me volveré un enterrador
Y separaré tu cuerpo del alma,
Lamento decirte esto,
Despídete de la luz,
Que cuando estemos juntos
La luz y el tiempo habrán muerto….

Despídete de la luz,
esto es en cerio.

19 ene. 2009

!Los poetas no duermen¡

Inspirado por Arqueles.
!Despierta letrado, que los poetas no duermen¡
Anda, saca tu pluma y esribe lo que piensas,
no te venzas, que da más vergüenza
ser un hombre fracasado.
!Despierta guerrillero, que la lucha no ha terminado¡
Saca tu rifle viejo y lucha por tus ideales
que para salir de está mierda
hombres como tu necesitamos.
!No te rindas azteca, sigue danzando¡
Necesitamos las raices para que no
se venga abajo el árbol de la sabiduria
ni los frutos que han dejado tu legado.
!Músico saca tu guitarra y toca¡
Que está gente necesita liberarse
de toda la mierda que se ha tragado,
vamos, comienza, que la libertad está en tu canto.
!Despierten mexicanos¡
Que somos hermanos de piel Azteca,
por nuestras venas corre la sangre de bronce,
aunque el plomo quiera vencerla.
!Arriba los corazones¡
!Que muera la dependencia¡
Nacimos libres, poderosos y mexicanos,
nacimos para ser diferentes y no dejarnos vencer por el sistema.
!Despierta amigo, que los poetas no duermen!
porque en las letras está la liberación de nuestras almas,
de nuestra historia, de nuestra tierra...