28 feb. 2009

Caza.

Quiero desparecer entre la niebla,
Dejar de ser hombre y ser viento
Música, naturaleza.

Me temo que me observan
De allá, de aca, no sé de donde,
Ellos me observan.

Olcultos entre el silencio
me cazan, como si fuera un conejo.

Yo siento que estoy bajo la lupa
observo, y no encuentro
a mis cazadores en celo.

No pasa mucho tiempo,
me confio,
me pongo comodo y me duermo,
sueño, es tan hermoso.

Y de repente un estruendo
me despierta,
quiero correr y no puedo,
los cazadores han puesto
una bala en mi pecho.

Vuelo

Fumo el aliento de los dioses
Y este se apodera de mí,
Me convierto en otro.

Este hombre, fatal, desconsolado y temeroso
Camina por las calles con las manos en los bolsos.
Piensa, se va, regresa,
Parece que mi alrededor
Ya había estado conmigo antes.

De dentro, una voz muy grave,
En nahuatl te llama,
Dice: metzin, metzin,
Me reclama.

En las nubes extiendo mis alas
Allá, a lo lejos, observo.

Mi mirada curiosa se
deslumbro al encontrarte.

Tomo mi arco,
me engancho a una estrella
Y voy a buscarte…

Extiendo mis alas y vuelo,
Llego a ti sin mucho esfuerzo.
Me meto en tu cuarto por la ventana
Me paro a tú lado y te beso.

Estoy temblando,
Me preocupa despertarte,
Me encanta verte durmiendo,
Sueño que sueñas conmigo
Y que nos perdemos en un suspiro eterno.

Me acerco, no respiras,
Te acaricio, te grito,
Y tú vagando en el silencio.

Trato de tomarte entre mis brazos
Y llevarte al cenit del cielo,
Lo intento, lo intento,
No puedo.
Amor, creo que estoy alucinando.

26 feb. 2009

Gracias...

Este no es otro poema de amor acartonado
Estas son las palaras de aquel niñito cualquiera que cuenta historias de su senectud
Me duele profundamente el alma
Pero eso no me impide expresar lo que está en mi sesera
Ahora he comprendido que vale más lo que en casa te espera
Que lo que el corazón te daña.
No me importante tanto ahora hablar de lo que he pasado
Porque tu hermano que me frecuentas sabes lo que en mi corazón se concentra
Yo, aquí, renuente a estas letras, quiero dar las gracias a mis lectores
A mis amigos, a mi padre y a mi madre por haberme dado la vida
Porque a final de cuentas vale mucho más mi familia
Que un par de heridas conseguidas en el problema amoroso que ahora me amedrenta.
Señores quiero decirles que mis ilusiones
Van más allá de lo que el capitalismo me presenta
Es tener a mi familia por siempre aunque esto no se pueda,
Mil nombres Tona, Chuy, Víctor, Diego, Cinthya, Erick, Zesar,
No importa quiero agradecerles por estar conmigo
Porque en algún momento compartieron mis penas
Y porque seguirán haciéndolo.
Madre, padre Carlos, Liliana y los demás ya nombrados
Gracias por cargar sobre sus hombros mis lagrimas, mis penas
Todos mis problemas, que con un segundo a su lado se mejoran
Familia, amigos, amor, lectores, hermanos,
Agradezco por lo que hasta ahora han soportado
Y por lo que aun falta.
Yo sé que siempre estarán a mi lado.
Ahora es momento de soportar el llanto y seguir luchando
Porque mientras allá fuerza,
Hay letras dentro de este poeta para,
amar, llorar y agradecer lo que me han dado,
Familia, amigos, amor, hermanos, lectores. Muchas gracias
Porque nunca me han abandonado
Y sé que no lo harán….

23 feb. 2009

Directo del papel...

Cuando la tristeza se pone triste
me roba la voz.
El alma se escapa por la mirada
cuando tanto te extraño amor.

La lluvia emana y moja mi cara,
mi mano hiere el papel
donde cicatrizan las heridas de mi corazón.

¿He muerto?
No mueras.
Es tarde en esta ocasión.

Fue el último beso la muerte,
mi tumba la última escena entre los dos.

Y ahora, después de tanto tiempo
¿Habrá resurrección?

Carta "X"...

A ella:

Este es un texto más que no llegará a tus manos y va acompañado de un beso que no probarán tus labios. Amor, te extraño...

Pasaron ya los soles y ahora tengo frío. He quedado en la calle durmiendo con mi soledad y cobijado por el hastío. El ocio me hace pensarte, la tristeza me hace escribir, pienso que quizá vivo mejor en el exilio. Y el corazón late y late y llora por ti.

Por las noches me da hambre, busco, busco y encuentro sólo aire, me quedo dormido. Por las tardes me da nostalgia. Amor te pido, cuando pase por tu casa no salgas. Cuando pase por tu mente mejor piensa en el olvido.

Pasaron ya los soles y aunque al parecer partiste, yo no sé porque, pero siento que sigues aquí, conmigo.
Pasaron ya las lunas, sin embargo no me olvido de cada noche de agonía que paso amor por no estar contigo.

Ya no quiero verte, me miento a mí mismo, pero cierro los ojos y estás presente, mis brazos no aceptan que hayas partido.

La luz d la luna no entrará está noche por la hendidura de tu ventana, no te preocupes chica, hoy ella estará durmiendo a mi lado, ocupando el lugar que no quisiste ocupar, ese lugar que dejaste abandonado.

Nena, esta noche, como las anteriores, seré el vagabundo que escribe con el corazón aniquilado. Este vagabundo que duerme bajo la farola del olvido. Amor, ¿Por qué te extraño tanto?¿Por qué no estás aquí, conmigo?

Ese día seguro no llega.

Lo siento amor.
No más lamentos escupirá mi boca,
ni dolor bombeará mi corazón.

Voy cayendo rápidamente
de la cúspide del sentimiento.

Lo siento amor,
ya estoy cansado,
sin aliento,
no quiero más ardor.

Pero sí escribo para decirte:
más quiere aquel que olvida,
que el que otorga perdón.

Ahora me callo,
porque he descubierto
que amar sin dolor es imposible,
y ser amante es mi profesión.

Ya no quiero verte lamentando
este maldito amor.
Porque ser amado es mi condena,
ser bohemio mi afición.

¿Qué más puedo hacer con esta pena
que me mata, me envenena
y deja hambriento mi corazón?

Quizás escribiré mil poemas,
beberé todo mi alcohol,
cantaré a la luna mis penas,
y te olvidaré después.

porque amor,
ama más el que olvida,
que aquel que otorga perdón.

¿Será posible que después
de tanto sufrimiento
puedan gritar mis letras
ya no te quiero amor?

Princesa...

¿Qué os molesta princesa?
¿Es acaso mi antifaz?
no puedo quitármelo alteza,
pierdo mi personalidad.

¿Qué necesitáis princesa?
sólo esto que tengo
yo puedo ofrecerle.
Si lo acepta me quedo.
Si no quiere, ni hablar.

Soy un bufón no un mago princesa
¿De dónde queréis que saque el conejo?
no puedo hacer oro de la piedra
ni volverme Sir o Caballero.

Princesa, os juro, lealtad ofrezco,
si aceptáis todo suyo a toda
hora será mi servicio,
si no, la querré de lejos.

Princesa, os juro me vuelvo Mimo.
Parto a otro reino, hasta que
vos pida mi regreso.

Condena....

No sé mentir y lo sabes,
puedes darte cuenta
de lo que oculto aquí en mi pecho.
No son nombres, ni amores furtivos,
sólo siete letras, un amor, una tristeza
y mil recuerdos tuyos.

Me duele la cabeza de tanto pensar
y el corazón de tanto gritarte.
Te amo, te amo, te amo...

Trato de ponerme una mascara
distinta a diario,
algo que convine con mi atuendo,
o tal vez con la época del año.

Ahora ya no me encuentro
en ningún lugar estoy a gusto
siempre pensando en el encierro,
siempre queriendo cometer un delito
para ser encerrado
de nuevo en tu pecho obscuro.

Un año y medio condenado
y ahora le temo al mundo,
camino inseguro sin el carcelero
cuidando cada paso,
cada cosa que destruyo.

Y tú amor, a lo lejos,
lo intuyo, me observas
queriendo ser ajena a fuerza.
Pero como yo, estás que te derrites
porque el fuego de nuevo
corra por tus venas.

Tus labios, tu sonrisa, tu mirada tierna,
quiero buscarte para robarlos
y estar en prisión de nuevo,
pero me hago a la idea de que
eres de este poeta totalmente ajena.

Aún no cumplía mi condena,
pero por mal comportamiento
decidiste darme la libertad,
me aferré a los barrotes,
lo recuerdo,
golpeaste mis manos hasta que
me quedé sin fuerza.

Y ahora soy un ex-convicto
tratando de adaptarse
a vivir fuera de ti.
Sin nada entre las manos
y la mirada pegada en el cielo,
rezo amor, por tu regreso...

Los dioses hacen como que no oyen
y decido firmemente...

Voy a sentarme aquí
con un cigarro y una cerveza,
tatuaré tu cara en mi pecho
esperando a que los dioses crean en mi de nuevo,
o a que llegue la muerte para ponerme
los grilletes y las cadenas...
Esperando el próximo encierro.

19 feb. 2009

Corto 7

Bebiendo estabamos mi amigo y yo,
entonces él me pregunto: ¿Sabes de amor?
me quedé callado un segundo y dije:
¿Amor? Mierda, calla,no quiero acordarme de ella...

Epitafio de un poeta...

"Me cansé de rogarle,
me cansé de decirle
que yo sin ella de pena muero..."
José Alfredo Jiménez
Que llamen a la policía,
una ambulancia, a los bomberos,
en este justo momento
se cometerá un suicidio
y este es el último testimonio escrito
del literato que morirá
con la inspiración entre los brazos
y el papel a rrugado entre las manos...
Qué paso, no importa,
el motivo no lo llamo.
De que el amor apesta, apesta
Escucha Cinthya, amada mía,
nuestro amor apesta a muerto.
No se puede ahora, pides que me marche,
cambiaré la dirección de mi nave
hacia otro planeta, lo siento,
me mato porque no fue suficiente el esfuerzo.
Las últimas palabras quebrantadas huyeron
de sus manos, que importa, señores,
en estas letras hoy muere de nuevo el poeta.
Me cansé del dolor de rodillas
y la inmensidad de su rabieta,
llamen a la policía, ya lo dije,
bajo estas líneas queda la muerte del poeta.
Será no un tiro, ni cortaré mis venas,
aspiraré mi alma hasta que muera.
Y aquí, en este viaje, evitaré gritar tu nombre
mi último aliento quedará grabado
en la cinta de mi corazón mutilado,
llamen una ambulancia que recoja mi cuerpo,
ya lo dije y lo repito, bajo estas líneas
se lee la muerte ansiada de un poeta.
De que el amor apesta, lo juro que apesta,
y debo decidir entre respirar o seguir amando.
Quise amar a mi manera y por ello
en este momento estoy agonizando.
Que llamen a los bomberos,
mi corazón se está incendiando.
Ya no importa, aquí escribo mi epitafio:
solo tres letras: TAA y que lo demás
sea piedra fría, tierra y un poco de pasto.
De que el amor apesta, apesta.
En estos tremendos arrebatos armados
yo soy el perdedor y me marcho.
Cinthya, vida mía, nuestro amor apesta a muerto.
Llamen a la policía, una ambulancia, a los bomberos,
este poeta estará muerto,
cuando el punto final haya sido puesto.

18 feb. 2009

Tengo miedo...

Amor, de pequeño me enseñaron
que la obscuridad está vacía,
que no hay fantasmas en el armario
ni un Coco bajo la cama.

Aprendí que los ruidos de la casa
vienen de la madera dilatándose
y que las sombras no son más
que objetos cubriendo la luz...

Descubrí que Dios no es malvado
y que no escucha a los que callan,
y yo me quede callado.

Amor, pero nunca me enseñaron
lo que debo pensar cuando el corazón
se vuelve obscuro y se cansa...

Tengo miedo...

Ningún amuleto colgado sobre mi pecho
puede salvarme ahora.

Me asusta el momento en que
escucho tu voz quebrada,
o un te quiero forzado de tu boca.

Tengo miedo de que mañana sea el día
en que te marches y no regreses
y me dejes con el pecho vacío
desde una costilla hasta la otra.

No quiero, no existe rezo que pueda
librarme de esta condena
que ahora estoy viviendo.

Amor, tengo miedo,
dime el método que usas para escaparte
de este sufrimiento,
dime cómo puedes esconder las lágrimas
bajo tu aspecto indiferente.

De pequeño me enseñaron
a no tener miedo a la obscuridad,
pero nunca me dijeron cómo se escapa
del temor a la realidad.

¿Y ahora qué pasará?
¿Cómo me deshago del miedo?
Sólo en tus labios puedo encontrar consuelo.

Amor, tengo miedo,
dame un amuleto que haga a mi cuerpo
dejar de temblar.
Amor tengo miedo,
miedo a la realidad obscura.
Amor, te juro que mañana no quiero despertar.

15 feb. 2009

Noche de fin de semana...

Disfruto los placeres
de la ingenuidad.
Camino amor,
intentando llegar
más allá de donde estoy
estancado ahora.

Quiero invitarte,
ven a disfrutar conmigo.

Llevo un tiempo bebiendo
mierda liquida,
durmiendo, creyendo soñar,
fumando las viejas historias
escritas en hojas de cristal.

Mañana, quizás mañana
despierte amor
siendo el mismo de siempre,
quebrando la eternidad,
recojiendo los pedazos
de la vida pasada,
pegando gajos de lágrimas
evaporadas.

Amor, quizás mañana
el sol ilumine el cielo
después de tanta lluvia
y podamos mirar
la escala cromatica
que en el cielo
estará coagulada...

10 feb. 2009

Verdad de la mentira falsa...

Mírame a los ojos amada mía,
soy una laguna de sentimientos
incautos y arcanos
en medio de un desierto.
Y me llamo igual que tú:
Enamorado.

Bebe estás mis lágrimas
tan tuyas como la piedra
roja que escuda mi pecho.

Fuma esta mi tristeza maldita;
tan tuya como tu somera caricia
furtiva,
tan mía como tu efímera sonrisa
vespertina.

No entiendo ni quiero entender
por qué vivimos bajo el gobierno
de los ancianos ignorantes
que nos hacen agonizar
bajo el yugo de la daga privada
ajena a nuestra garganta
que no para de gritar.

Me pierdo en éste lugar
llamado alucinación,
y me siento bien aquí.

Me pierdo entre las letras que bailan
y alejan a los demonios
que siempre están tras de mí.

Llámame amor amada,
que quiero ser de nuevo
parte de esa utopía
de madrugadas largas
a amaneceres ininterrumpidos
en Sábado,
De carnes asadas y dulce familia
los Domingos,
Y ardillas enjauladas en semana
Inglesa.

Mírame a los ojos amada,
que yo no tengo en mi sangre
Ni una gota de falsedad.

Dime que crees y toma mi mano,
vamos a perdernos en el silencio
de tus labios tibios
e intrínsecos.
Vamos a perdernos en la obscuridad
de mis palabras blancas
amonotonadas.
Vamos a perdernos en tus afirmaciones
de amarillas faldas.

Amada soy una laguna,
en el fondo hay tierra asentada,
en el litoral, mil placebos comestibles,
en la superficie, un crucero.
Amada, mira la laguna
y sumérgete en
sus aguas cristalinas.

2 feb. 2009

Tu preguntas, yo respondo... Imagino... (monologo)

¿Y ahora qué pasará?
Sabemos que ya no hay vuelta atrás,
tendremos que responsabilizarnos
de lo que ahora está sucediendo
y construiremos nuestra ciudad
sobre los vestigios que ahora
estamos dejando atrás.

¿A dónde vamos a parar?
Caminamos sin rumbo
tomados de la mano,
como si uno no pudiera dejar al otro,
aunque en realidad
seguimos solos,
dos personasy dos conciencias enamoradas
que solos han de morir
enterradas en el silencio
de la cruda realidad.

¿En dónde se terminó?
Será mejor que no preguntes,
será mejor que no cuestione,
fieras llamaradas me consumían
cada vez que mencionaba tu nombre,
y ahora que te sueño
sólo soy un puño de cenizas
viajando con el viento.

¿Por qué ya nada es igual?
no lo sé, no quiero imaginarlo,
supondría que hay algo malo.
Ese pequeño hijo nuestro
amorfo que tiramos al río
ha regresado a nuestro lado.

¿Por qué seguimos extrañando?
Pasará, dejará de molestarnos,
déjame tomar tus manos y ponerlas
sobre tus oídos,
imagina que son caracoles suaves
y que su sonido
te lleva al mar y ahora estás
caminando sobre la arena
donde en cada paso te hundes
y con un poco de esfuerzo
tus pies se liberan otra vez.

¿Y ahora qué pasará?
Nada, todo seguirá como hasta ahora.
Agonía que poco a poco nos va acabando.
Nada, al dolor habremos deacostumbrarnos
y miraremos las estrellas
hasta que nuestros ojos
se hayan apagado,
como el amor que esta
noche piensa en su muerte
solitario.

Y cuando dejes de respirar
dejarás de inhalarme,
ya no estaré en tu pecho,
ya no más.
Terminará el dolor
y pereceré de nuevo,
para resucitar en otro cuerpo
que te seguirá buscando.

Por ahora, mira el cielo.
Siente mis latidos,
y esperemos a que el
sonido cese,
de tanto moverse
el corazón morirá tranquilo
y los labios húmedos
y los ojos acongojados.

¿Y ahora qué pasará?
preguntas....
Nada, sólo volveremos
a ser un par de fantasmas
creyendo estar enamorados...

1 feb. 2009

...

Mis pensamientos se evaporan
y van a buscarte.
En la noche mi boca te aclama
y mi tacto trata de tocarte.

Me enferme de ti
y el alcohol es un medicamento
que me ayuda a olvidar momentáneamente.

Tengo este virus dentro
y no quiero sacarlo,
soy un enfermo a conciencia,
y mi condición es deprimente.

Hay cura, pero no quiero curarme.
Yo sólo quiero amarte hasta la muerte
y cuando resucite llorar al nacer
por mi recuerdo arcano
grabado en mi nuevo corazón infante.

La eternidad me susurra al oído
tu nombre,
la lluvia me moja aún cuando
no llueve,
tus manos me hacen ser débil
como el pedazo de carne que soy,
y tus labios me vuelven fuerte
hasta que pierdo el control.

De nuevo te muestras renuente
a la idea de negar lo que dicta tu corazón.
Y yo que soy un idiota sigo contigo
A pesar de que ya no hay opción.

Amada mía, ¿Te gusta alimentar mi ilusión?

La infinidad se supone no se acaba
y no sé por qué me está llevando al límite,
el sentimiento tiende a eternizarse,
pero las decisiones no....

¿Crees que haya otro idiota
que llegue a amarte tanto como yo?

Necesito un respuesta urgente,
necesito tan poco de ti
que parece extraño tu manera
de interpretarme.
Amada, dime que no quieres
y dejemos de hacernos daño.
Pero sólo una noche tienes
para demostrar lo que has jurado,
se nos acaba el tiempo,
si no respondes pronto
nos daremos cuenta de que
todo como comenzó a terminado.

Y yo que no quiero dejarte
deberé resignarme a la idea
de que soy un idiota consumado.
Porque sé, no dirás nada,

Mis pensamientos se evaporan
y van a buscarte,
cuando se aburran regresarán
y será entonces demasiado tarde...