30 nov. 2008

Esquizofrenia...

Ya es momento de publicar esto... Una vez más las cosas se confuden o mi visión subjetivas de las cosas hace efecto, no lo sé, ella si... Maldita sea esta locura que me atañe...
Contémplame y llora o voltéate y olvídame. Yo no estoy aquí para encapricharme ni para decirte mil veces que no me dejes, al final día siempre estoy solo, sólo con mi conciencia. ¿Estoy loco? Creo que sí, me bloqueo y después no entiendo, después no me acuerdo porque y voy en retroceso, lento, lento… Mi cabello ahora es molesto, ¿Por qué antes no lo era?… ¿Es esquizofrenia la que me violenta? …. Letras, palabras y más palabras y más letras que no ayudan para nada, aunque quizás si ayudan… Yo no soy perfecto, si la perfección existiera todos seriamos felices, pero te pregunto ¿Eres feliz ahora? ¿Eras feliz antes? Entonces lo que nos suceda qué demonios importa, si un día tuvimos en las caras felicidad plena… ¿Te aturden mis cosas? ¿Crees que me recuerdas? No sabes si me amas, yo lo sé porque así me pasa, pero si ya no me amas, ¿Para qué me recuerdas? Son muchas preguntas… La verdad no me interesa si contestas, a mi nido desde hace mucho no llegan cartas más que las que yo mismo me envío… Y si de desesperación me aviento y me topas por la calle mal herido, no me recojas, mejor písame, has de cuenta que no existo (te cuesta trabajo, pero te he visto hacerlo, admiro tu fortaleza) ¿Por qué sigo siendo un niño?… Porque tú no sabes cómo me siento, se nota, maldito sea mi egoísmo, cuando fui creado, me dieron a escoger ¿Quieres ser un águila o un pajarillo cualquiera? Quiero ser un pajarillo cualquiera respondí a esta pregunta y cuando este agonizando (otra vez) ya no pongas a una hermosa niña a que me recoja, te lo ruego ¡Deja que me muera! ¿Para qué le causas a aquella pequeña problemas? Si cuando me sienta mejor voy a abandonarla sin darle las gracias y ella no comprenderá que lo hago por no responsabilizarla de mi jodida y triste presencia… Letras, palabras y más palabras y más letras que no ayudan para nada, ¿Será que al fin has entendido mi carta de autoestima? Ay (suspiro) inocencia, si tú supieras lo que he vivido. Ya no quiero arrebatarte la vida, ya no quiero tener conciencia, la vida es mejor solitaria, la vida es mejor sin mi presencia… Para que me regalas tu tiempo, tu vida y tu espacio, si hay por ahí gente a la que le es más necesario, no yo que soy un vagabundo apestoso y alcohólico, fumador, vicioso y perdido… Me perderé de una vez por todas, y entonces en las noches cuando me recuerdes te darás cuenta que he sido borrado de tu memoria… Quizás también yo deje este vicio de escribirte mientras mis lágrimas brotan… Estoy ahora más tranquilo… Que sencillo… Maldita esquizofrenia

Carta 8...

Ya no quiero necesitarte, inmerso en la penumbra de este sótano húmedo debo encontrar la salida.


La telarañas son rígidas e impiden mi paso seguro por entre la obscuridad, pero debo caminar, no, realmente no estoy molesto contigo, a fin de cuentas, siempre pensé en ¿qué podría esperar de ti? y eso es lo que obtuve, nada, absolutamente nada, una o dos llamadas, dos o tres caricias, infinidad de besos falsos, abrazos furtivos, amor surrealista, nada, eso es lo que siempre esperé de ti. Con quien sí debería estar molesto es conmigo, si, conmigo, ya que sabiendo que solo eras un fantasma siempre estuve esperando mirarte caminar a mi lado bajo la luz del sol.


Estoy muy mal, soy patético, y esto no significa que sea depresivo, sino más bien que estoy comenzando a ser sincero conmigo, ya no hay porque seguir teniendo esa pantalla que se construyó poco a poco cuando estuve a solas contigo, es mejor romper el espejo y mirar el mundo como siempre fue para mí, un agujero opaco y lleno de lodo en el que no hay más cielo que la madera del ataúd en el que estoy de fauces enterrado.


Ilusamente pensé que en ti había la entrada al cielo, pero realmente nunca salí del inferno, sin haber tenido que vender mi alma al diablo, parece que nunca saldré de aquí. Y no te estoy condicionando, solo te aviso, si no actúas y exhumas mi cuerpo (aún con el alma dentro) lo más pronto posible moriré creyendo que todo lo que hubo entre nosotros fue totalmente falso.

Recuerdo...

En la comodidad de mi lecho descansa tu esencia, a manera de tocarte te imagino entre las cortinas, caminando hacia mí, tranquila.
Rotundamente abres la puerta del cuarto y quieres entrar, pero no sabes, lo dudas, quizás estoy descansando. Después de un rato lo haces y entre tus manos traes el desayuno, me levanto y me haces regresar a la cama. Comienzo a tomar el café, pero está caliente, y tus manos sobre mi cara. Es de mañana, hace frio y te recuestas a mi lado, y te metes entre las sabanas. Te extraño aquí en mi cama que te aclama.

Me pongo mis pantuflas y camino al ropero, me sigues, escoges la ropa que debo ponerme y nos besamos. Entro al baño y entonces abro la llave de la regadera, mientras cae el agua caliente me abrazas y me mojas. Haces falta cuando mi cuerpo tiene frio.
Me seco el cuerpo y pongo la toalla alrededor, me paro ante el espejo e insistes en cepillarme el cabello, está bien, te permito hacerlo, me visto y me miro al espejo mientras me acomodas el cuello de la camisa, estás en pijama, miro tu espalda y tu cabello lacio, suelto, negro. Te abrazo. Haces falta cuando me miro al espejo.

Salgo de mi casa con rumbo al trabajo y enciendo el auto, estás aún en la ventana mirando como parto y me dices adiós con un movimiento de la mano. Yo respondo, hago andar el auto y tu imagen se desvanece poco a poco junto con todo lo que va quedando en el camino. Y me doy cuenta de que me haces falta cuando te recuerdo.

corto 1...


Podran quererme tantas mujeres como letras he escrito, pero nunca sentire nada por ellas, como lo que siento por la nena a la que le escribo...

Y si después de tanto llanto...

No entiendo porque lloro tanto, en serio, no paro, siempre digo que soy hombre y como lo aprendí de Bonifaz porque soy hombre me aguanto, pero llega un punto del día en el que ya no soporto más...

No ha pasado mucho tiempo desde la despedida y ya no soporto el stress, nena ¿Por qué no se me olvida de la noche a la mañana que te quise tanto? será porque nunca duermo intentando saber qué es lo que hice mal, por creer sentir tu corazón intacto...

En algunos días tengo una laguna matutina y no sabes, me encuentro, sonrió, me siento Rolando, pero por las tardes tengo ansias de llamarte, de decirte que te amo, que es inevitable intentar arrancarte, pero hay algo que me impide hacerlo, tal vez es porque insinuaste que te has hartado, ¿Y si después de tanto llanto se me olvida que te quiero tanto y al fin te dejo en paz? eso sería perfecto, pero la perfección no existe, si existiera no tendría porque llorar...

Ya no quiero procurarte ni mirarte a través los cristales de mis lentes, pero es inevitable beberte, es inevitable fumarte, es inevitable no verte si pasas a unos cuantos metros de mi, ¿Y si después de tanto llanto al fin te mueres? ¿Y si después de tanto llanto termino deshidratado? ¿Y sí después de tanto llanto no te mueres, crees que sería mejor si yo te mato apretando tu corazón entre mis manos? Y si después de tanto llanto me olvidaste ¿Por qué mierda sigo esperando a que regreses?...

¿Y si después de tanto llanto no te mueres, crees que sería mejor si yo te mato apretando tu corazón entre mis manos?

Si mañana no despiertas sabrá tu alma que moriste porque deje de extrañarte, o porque tuve que tomar tu sangre con mis labios, Y si después de tanto llanto me olvidaste ¿Para qué mierda estoy esperando a que regreses? si todo entre nosotros fue tan falso, entonces ve con quien nunca te miente, porque yo en este momento ya no estoy llorando...

Mañana talvez lo intente...

Hoy el viento me hace cosquillas
y sonrío.
Amaneció siendo un buen día
y sé, anochecerá igual.
Cantaré un par de canciones a la luna
y no debo llorar.
Tomaré un par de cervezas frías
y te recordaré entonces.
Pero no importa porque hoy
amanecí bien.

Entre los cambios de cada acorde escucharé
tu nombre, lo sé.
Pero seré feliz entonces
porque hermoso es tu recuerdo.
Y de escribir sobre nostalgias
no será momento,
para derramar mi tristeza
no será momento.
Extrañarte y pedir que regreses
mañana, tal vez lo intente.


29 nov. 2008

When the body leave alone the soul...

Cuantas veces por la mañana te has levantado, y al ver el espejo te das cuenta de tu par de ojeras y de tus pupilas cansadas y de tus arrugas cotidianas, te percatas que tienes puntos negros y barros en la cara???...

Si amigo, estoy de acuerdo, nadie es perfecto, todos tenemos tantos defectos como virtudes, pero debo darte un consejo... me confesaste hace un rato que te sentías en el octavo infierno, y mientras caminábamos juntos sobre la acera, yo hablaba y tú con la mirada pegada al suelo, dabas pasos en falso y pateabas las piedritas que sobran del pavimento... me dio mucha nostalgia verte deprimido, porque bien lo sabes, soy tu amigo y vivimos juntos cada respiro, entonces me vino a la mente la idea de ponerme en tu lugar; no sabes cómo te compadezco. Sin embargo amigo, te aconsejo: no mires el suelo por que te puedes tropezar y tal vez no te dé tiempo de meter las manos, mejor mira el cielo azul y si caes podrás ver las estrellas girar sobre tu cabeza... Si, ya no lo repitas amigo, se que tuviste un día pésimo, pero, mira de la vida el lado bueno, tienes salud, tienes familia, inteligencia y a tu alrededor muchos compañeros... posiblemente no te das cuenta, pero hay una mujer que te ama con todos los sesos y eso es importante...


Ahora te pido, toma entre tus manos este espejo y date cuenta de quién eres, no es egocentrismo, no es narcisismo, ni mucho menos, ni mucho más, es simplemente que puedes mirarte y saber en un instante que vales mucho más de lo que aquellos que no saben y te juzgan pueden afirmar... y desprende la tristeza de tus ojos que se han limpiado ya de tanto llorar, permite que vuele con sus alas mágicas la libertad. Nunca olvides que siempre, siempre habrá una canción que sanara las heridas, siempre habrá a tu lado un buen amigo que después de consolarte te contara un buen chiste para olvidar, no olvides que la risa alimenta el alma cuando tiene hambre, cuando te dan ganas de llorar... y sobre todo, es muy importante que tengas presente: todo mientras no sea la muerte se puede arreglar...


En fin amigo mío, debo despedirme, pero no me iré hasta no dejarte claro que te quiero y que siempre estaré a tu lado para apoyarte, para ponerte sobre mis hombros cuando hayas triunfado, para corregir juntos los errores que hayas cometido, para amar a la mujer que toda la vida has esperado, te acompañare aunque el cielo este nublado y nos molestaremos juntos cuando haya mucho sol, amigo dejare de acompañarte when the body leave alone the soul....

Ilusión orgasmica...

Estábamos las dos sentadas en la mesa del bar…


Miré fijamente a mi amiga que traía unos tragos de más. Todo daba vueltas, no sé porque ella comenzó a bailar. Un tipo de dos mesas adelante la miraba fijamente y comenzaron a coquetear. No sé, pero en ese momento algo despertó dentro de mí, la tome del brazo y bailamos. Comencé a sentir calor y toque discretamente partes de su cuerpo (ella me sonrió) entonces fuimos juntas al baño y en un cubículo me besó. Cuando me di cuenta, porque no todo lo sucedido me queda claro, estábamos desnudas, besándonos, tocando cada parte de nuestro cuerpo sin una gota de pudor.


Me sentí como nunca, ella me tocaba con delicadeza y sentía sus dientes en mis pezones, yo sólo dejaba que las cosas sucedieran. Todo daba vuelta y mi sexo se contraía, entonces seguimos en el acto y entre tanta pasión tuvimos un orgasmo.


Estábamos las dos sentadas en la mesa del bar…

Y me duele...

Durante el tiempo que hemos estado distantes
estuve esperando el momento para escuchar tu voz,
pero tú no sabes que mi tristeza nació en tus labios.
Lo reconozco.
Y tal vez por eso me has herido una vez más,
estoy seguro de que si pudieras calcular la aflicción que me causa este sentimiento
no me tendrías arrumbado en un rincón,
solo, empolvado y triste.

No sé si lo hiciste por mantener la herida sangrando,
porque yo cambie la luz de tus ojos por la oscuridad de mi soledad.
Y lo siento.
Sé que he perdido la manera de mirarte.
Y me duele.
Pero aunque me haya aislado,
tú, si deberás me quisieras como algunas escribiste en estas manos,
--que antes eran nuestras... que ahora son ajenas--,
por lo menos me hubieras regalado una luz, una ráfaga de tu mirada…

Ahora te espero, en la tumba donde me has enterrado,
pero no te preocupes te guardare este sentimiento confuso,
húmedo, desolado, pero vivo, que se alimenta del dolor que le deslizas
por debajo de la puerta.
Lo dejare ahí, acompañado por esta soledad, a un lado de mi corazón.
Y pensándolo bien… aún me quedan ganas de mantenerte en mi recuerdo
porque después de tanto tiempo, hoy pude sacar de ti un aliento,
unas cuantas palabras, las que aún siento,
resonando en mis adentros.
La nube gris se queda, pero la lluvia al fin ha finalizado,
porque hoy un aliento tuyo me he robado.

Finalmente, yo sigo aquí detrás de esta ventana, opaca, verdosa y triste,
-Por la que algunas veces se filtro el sol
Para tocar nuestros rostros, después de las lunas empapadas de pasión-
Observando cómo tu sonrisa ilumina el exterior.
Me he cansado y aunque no quiero, me voy, para buscar un nuevo camino,
Tal vez… otra estrella en el firmamento,
Sin embargo estoy seguro de que este astro nunca va a iluminar el cielo nocturno
como lo hiciste tú.
Pero no hay más, nada ni nadie podrá habitar este lugar tan grande
Que tú haz abandonado.

Por favor perdóname… por seguirte amando.

Jamás podré olvidarte... (carta 24)

Está tarde era temprano aún y ya te habías ido, pero no del todo; te vi caminar hacia la salida, sola, con un paso lento e inseguro. Pensé que darías la vuelta y tratarías de encontrarme entre tanto bulto, sin embargo no lo hiciste...Seguí tus pasos por la acera desde la entrada de la prepa hasta los torniquetes del metro, pensando que por ahí podría encontrarte, pero no fue así. Ocultando las lágrimas bajo mis lentes de sol me dispuse a caminar a Montevideo, por primera vez, otra vez, después de tanto tiempo que no lo había frecuentado porque tomaba el regreso a mi casa en Potrero...
Cuando estaba en camino incineré un cigarro mientras el humo formaba en el cielo un mensaje, pensé que contestarías, pero no fue así. Cuando entre a mi casa me senté en el sillón y encargué a mi madre una cosas, me dejó solo, entonces de la nada comencé a pensarte y a soñar, de repente sentí que mi celular vibraba y desperté emocionado para darme cuenta que no era así, y recordé cuando dijiste que duermes porque estás triste, creo que eso me sucedió está tarde a mi...Después de un mes de no saber nada de tu existencia, estuvimos frente a frente y ni si quiera me atreví a besarte, no me atreví a decirte que me duele extrañarte, no pude mirarte a los ojos...Ahora mi reflejo llora y en el espejo te escribo versos que nunca leerás, como algunos que escribí antes y que me devolviste sin tener al menos curiosidad por lo que había en ellos... Y aún con todo y que te haces la desinteresada, sé que dentro de ti sientes lo mismo que ahora estoy sintiendo, este llanto interno que se derrama por mis ojos porque ya inundo el pecho... Espero poder hablarte y escuchar que contestas, y si no lo haces, como últimamente lo has venido haciendo, no importa porque sé que como yo sientes oprimido el corazón y que en tus labios, en tus ojos, en tu cuerpo resuena en todo momento el nombre de esta persona a la que alguna vez amaste y que detrás de los lentes obscuros te observa (cada vez que le es posible) con esa mirada que dice: Chica, jamás podre olvidarte...

Haré que mis letras sean Tulipan y canela...

Disolveré mi cariño en este papel que se derrite y le pondré una mecha, para que cuando lo enciendas distingas en tu cuarto los olores que de mis versos se desprenden.
Te miro a diario en nuestros lugares, en la pecera, en la mesa donde como, en las cosas pequeñas, en las inmensamente grandes. Pero ya no quiero verte en todos lados, porque en esos rostros, en esos cuerpos que algo tienen tuyo me enamoro y cuando desaparecen más te extraño.
La tristeza hace a mi vida más jodida de lo que jodidamente antes era, la lluvia de agosto hace mi laguna más húmeda, más honda todavía de que todas esas lagunas cualquiera. Pero en ella me meto a nadar y me gustar tocar el fondo tan profundo, tan lleno de arena que no me importa no poder respirar.
No sé si me entiendas, yo solo quiero hacer una vela para que la tengas y cuando te sientas sola tomes un encendedor y la enciendas. Entonces tendrás de mí no sólo un recuerdo, no simples palabras, ni hojas y hojas llenas de metáforas que tal vez no digan nada, tal vez. Desde el inicio de esta página hasta el final encontraras un par de aromas que seguramente te harán sentir bien cuando no estemos… Y no te preocupes, si de repente te aburres de mis aromas, puedes sin ninguna preocupación correr a la sala y oler tus muebles, o salir a la calle y sentir lo que pueda transpirar el aire, y cuando de nuevo te aburras de no oler nada, regresa a tu cuarto que estará esperando mi aroma…
Haré que estás letras huelan a Tulipán y Canela, porque disolveré mi cariño en este papel y le pondré una mecha, para que cuando lo enciendas distingas en tu cuarto los olores que de mis versos se desprenden, que exhala está vela, si quieres amor, puedes encenderla…

Relato de la visita nocturna...

Nunca había visto un bar tan vacío habiendo tanta gente dentro.
Llegue como de costumbre a tocar y me senté a charlar con la banda, mientras en el escenario tocaban unos rastudos; de repente entre tantas palabras, trompetas y alcohol comenzaron a tocar "Calaveras y diablitos", entonces me perdí en la inmensidad del techo del BB+ y su color blanco servía como pantalla y mis ojos como cañón, pasé toda la canción perdido, buscándote en las hendiduras de las paredes, y nunca te encontré...
Mis ideas difusas se diluyeron cuando Alan tocó mi hombro porque era nuestro turno; entonces de nuevo fui el de siempre, reí, aplique algunas buenas bromas y subimos al escenario...El primer acorde sonó, cerré los ojos...
Vistes de café (me encanta verte así) entras por la puerta con tu cara dulce y sonríes, todo se ilumina... - ¡Ay madre mía!- Sentí que las piernas se me doblaban de pura emoción; tomaste una silla y la colocaste frente a mí. Yo me acerque a ti con la cara empapada en llanto, y la garganta destrozada de cantarte a diario. Fue en ese momento que con tus tersas manos tocaste mi rostro para anestesiar el dolor y detener las lágrimas, besaste tiernamente mi boca en el puente de la canción, para después deslizarte despacio hasta mi oído, (sentí la piel erizada) y dijiste suavemente: -ya no me llores amor mío, he muerto y pedí permiso al cielo únicamente para venir a despedirme de ti-. Te levantaste y yo alcance a tomar tu brazo para no dejarte ir, volteaste, me miraste fijamente a los ojos y dijiste: - Es tarde, te juro que no quiero, pero tengo que partir- te miré con la última gota de llanto que podían abastecer mis lagrimales y con tu cara tierna me dijiste: -Igual que tu voy a extrañar esto-...
Terminó la canción, abrí los ojos...
Nadie aplaudió, Jonás me preguntó: ¿Estás bien? Y yo le conteste: Creo que sí...
Observe el rededor pensando encontrarte; me di cuenta de que nunca había visto un bar tan vacío habiendo tanta gente dentro....

Carta mortuoria...

24-10-2008

A ti:

Me acosté solo, como me es costumbre estuve esperándote hasta que me quede dormido. Recuerdo que a media noche sentí tu cuerpo tibio a un lado del mío. Desperté y te mire a los ojos, nos miramos ¿Recuerdas el momento en que se juntaron nuestros labios? Amor perdido te había encontrado en la infinita tristeza que obscurece mi cuarto.
Te mire, nos miramos. Qué hermoso es el mundo cuando estás en mis brazos.
En esos momentos sentía tus pies fríos y recordaba todas esas cosas que hicimos juntos. El caminar pausado por el parque, y los besos detrás de aquel árbol, las noches de música y disfrute, la tardes de estar abrazados conversando. Los recuerdos.
Tus labios asaltaron los míos y al suspirar llevaste mi alma contigo.
¡Dios mío! Sentí que esa noche realmente fue un siglo, después de tanto tiempo durmiendo solo, estuviste conmigo. Y todo fue así de exacto como debe ser.
Antes del amanecer, recuerdo, tomaste mi mano y yo que te amo bese la tuya. Pusiste tu cabeza en mi pecho mientras yo acariciaba tu cabello rizado. Cuando el sol tocó mis parpados fue muy fuerte para mí darme cuenta de que te habías marchado.
Estuve pensando y me decidí a levantarme, al hacerlo me mire en el espejo y me percate de que cada día me pongo más pálido, observé que a mis espaldas hay un altar con tu foto.
Amor mío ¿Por qué me has abandonado?
Señor ¿Por qué ahora no me llevas con ella?
Soy hombre, y mi padre decía que los hombres no lloran, pero yo te extraño. Me hice pedazos cuando recordé que estas muerta y no soporté las ansias de contarte mi experiencia.
Pongo sobre tu tumba esta carta aunque sé no podrás leerla. Amada, Espero encontrarte de nuevo en otra vida, o quizás en otra noche como esta.

27 nov. 2008

Carta 1...

A TI:

No sé por qué debo escribirte, pero lo hago... tal vez es porque la noche es noche y la madrugada obscura... he pensado en ti todo el día, toda la semana en curso y la anterior, todo el mes, he pensado en ti todos los días de este año, desde que mis pupilas sienten las caricias del sol hasta que mis parpados se tornan pesados... he pensado en ti desde hace muchos años, cuando al imaginarte no eras más que un simple anhelo como cantar en un concierto, o ser devorado por los gusanos, era posible que algún día llegaras, sin embargo no lo esperaba... siempre que estuve desconsolado añoraba estar entre tus brazos y mirar como los pájaros vuelan en círculos mientras tú y yo nos amamos, dejar de pensar en que el mundo continua girando, girando, girando y que en algún momento tendríamos que separarnos, dejar totalmente de ser y solo estar, estar a tu lado mientras el invierno hace blanco el café, mientras tus besos calman mi sed...Digo, se que vivo porque respiro, y porque cada vez que lo hago inhalo tu y exhalo nosotros... ventilo cada célula de mi cuerpo con el oxigeno de tus abrazos, me pierdo profundamente en la danza de los astros, que zigzaguean iluminando el camino desolado...Pasan los días, lunes, martes, jueves, domingo, viernes, me encanta ver el viento y sentir tus manos, aunque... algunas veces aún estando contigo te sigo extrañando, y no, esto no es un reclamo, es más bien un grito desesperado de mi corazón, que esta confundido, que no asimila lo que está pasando... pero de cualquier forma, te estoy amando, a mi manera, las acciones del amor son subjetivas, son confusas, son estrictamente perfectas... imperfectas... dependiendo del punto de vista...pero eso no importa te amo tal cual eres, cada uno de tus encantos son fruto prohibido del árbol sagrado...Disfruto cada segundo que estoy a tu lado, cada sonrisa, cada pequeña mueca de coraje que ocultas bajo tus labios salados, y he notado muchas veces cuanto me miran tus ojos enamorados, tus ojos de holograma... tengo recuerdos de nuestra intimidad y de las bromas que juntos disfrutamos, de las realidades que se confunden, de todo... Ahora puedo seguir escribiendo letras que forman palabras y que hacen jardines para que los amantes se tomen de la mano y atraviesen juntos todos los sembradíos de rosas negras y pasto blanco, pero estoy un poco cansado, temo que debo decir: buenas noches a tus oídos sordos, tengo que decir hasta pronto a tus labios rojos, por que los parpados se han tornado pesados, y las manos ya no quieren sentir el plástico del teclado, prefiero dejar de escribir para estar recostado en tu regazo... te amo y lo sabes, espero que esto a lo que llamamos vida no se termine hasta no haber juntado nuestros labios... te amo y lo sabes, espero que al poner mi cabeza sobre la almohada estés tu velando mi sueño...Buenas noches caramelo... buenas noches...............................

¿Será esta noche?...

Se nota que tú no sabes como tus paisajes despiertan mi instinto animal. Cuando caminas y manejas tus caderas como si estuvieras librando una curva sinuosa a noventa kilómetros por hora, mis bujías revolucionan.
Cómo te observo con la colita del ojo cuando te agachas, ¿No te has percatado que quiero escribirte un poema en mi cama? Para que cuando despiertes cansada te des cuenta de que me ido.
Sólo se trata de saciar nuestros instintos y calmar los aullidos de la almohada, la intención del sexo. Aunque en tu entrepierna me pierda, te pido: no me recuerdes en la mañana cuando me haya ido. El caso es ponernos en sintonía, tu cuerpo que al verme palpita, mi instinto que al verte no quiere, pero te evita.
¿Crees qué no he visto como me miras cuando tienes un par de alcoholes encima? Anímate que nada perdemos si nos juntamos una noche y la hacemos dos. Anímate que tu cuerpo tiene hambre y yo soy la comida. Se nota que no sabes cómo me limita tu escote cuando te pones enfrente y disimulas ser una niña linda. Quisiera dejar de observarte furtivamente y presentarle a tu cuerpo mis besos, y a tu alma mis caricias. Y sé que ningún hombre (por así decirlo) te ha llevado tan lejos en unos minutos, no prometo nada, pero al menos Londres conoceremos…
No sabes cómo me encanta que te encante que yo te mire, y entonces haces hasta lo imposible porque mi vista despistada te observe cruzar las piernas, cómo si dijeras: tómame…. Pero yo lo único que quiero es mostrarte que las barreras se rompen en la cama y después desaparecerme. Quiero mostrarte que las palabras provocan orgasmos y que me gusta tu vientre. Quiero probarte que cuando despiertes y no me encuentres pensaras que tuviste un sueño húmedo… Y me seguirás buscando.

Preguntas...

¿De qué montaña emana tanto sentimiento?
¿De qué eternos bosques se escapa el frio?
¿De qué cielos nocturnos huyen los destellos?
¿De qué corriente se desprenden los suspiros?
¿De qué nube se condensa el agua que moja este papel?
¿De qué noche resucita tu recuerdo?
¿De qué canción es la tonada que estoy tarareando?
¿De qué autor es el poema con el que te encontré de nuevo?
¿De dónde se obtiene el acero para las balas?
¿De dónde viene el aroma de las rosas negras secas?
¿De dónde sale esta luz que deslumbra mi mirada?
¿De dónde proviene esa llamarada que me quema?

Amanecer ¿Por qué te fuiste sin decirme nada?
¿Por qué hasta ahora los pretextos son pedradas?
¿Por qué amarte es una verdadera desgracia que se disfruta?
¿Por qué aparentas olvidarme si me recuerdas con la mirada?
La respuesta habré de encontrarla
en esa tumba de voces claras,
y en tus susurros de noches largas.
La respuesta está enterrada
con mis mentiras en el fondo de tus ideas bizarras.

Quiero morir de amor...

Ya estoy cansado, y tengo mucho frio,
Las manos entumidas y el corazón que late cada vez más lento,
Y el pensamiento que grita cada vez más lejos.
Quizás solo es este frio, que al salir el sol
Marchará hacia el mismo lugar por donde vino.

Quiero descansar eternamente,
Enterrado en las raíces de un gran roble blanco.
Quiero viajar sin detenerme
Junto con el humo de este tabaco.

Ya estoy muy cansado, (y al parecer ya lo mencioné antes)
Y me senté a la orilla de un barranco
Donde ni el solitario eco me contesta.
Tengo ganas de aventarme y caer lentamente,
Pero con esta suerte, seguramente ni la muerte se atraviesa.

Ya estoy cansado (lo dije ya tres veces)
Y tengo el alma totalmente desnuda.
Espero a que regreses y nos perdamos de nuevo
En este lugar que necesita aunque sea un poco de tu ternura.

Desde este lugar inerte, como mi mente,
Puedo vislumbrar mi tumba y mi cuerpo sepultado.

Quiero morir de amor, quiero morir callado,
Amada mía regresa a mi cuerpo la caricia de tus labios.
Quiero morir de amor, quiero morir callado,
Y dejar a un lado toda esta situación…


Deberás...

Siempre dices lo mismo y ya estoy harto
Prefiero dejarte ir a seguir llorando.
Pero si cumples mi petición, en volverte no pienses,
Que ya no habré de extrañarte, ni pedirte que regreses.
Deberás caminar hasta el mar sin detenerte,
Que yo sé en el mar podrás enjuagar tus penas.
Con la sal diluida de las aguas dejarán de sangrar tus venas.
Seguramente cuando tus dolores hayas olvidado
Y tengas la necesidad de estar conmigo, como antes la tuviste,
Decidirás entonces a medio camino que quizás volver es bueno,
Pero tendrás que dejar tu anhelo, porque a nadie encontrarás a tu regreso.
Deberás dejar tu anhelo, porque cuando escuche tu caminar pausado,
Que me dice vienes de regreso, será tarde.
Para entonces yo también habré marchado, pero no al mar.
Yo caminaré con rumbo al siguiente círculo del infierno.



Absurdo...

Que absurdo andar el de mis pies cansados.
Tan absurdo que siento me duelen hasta los zapatos,
que de dolor un hoyo tienen en la suela,
un hoyo que me hace sentir la temperatura de la acera...
Que absurdo latir el de mi corazón enamorado
y siento que me duele hasta la última vena,
ese dolor que dentro de cada una quema todas mis esperanzas.
Este es de ese fuego endemoniado que condena...

Te miro y te alejas, y te alejas y me llevas
contigo hasta el incoloro sufrimiento,
tan incoloro que dentro me pregunto para qué tengo ojos,
¿Será qué el sufrimiento a color tenga un poco de belleza?

Que absurdo el hablar de mis labios destrozados.
Tan absurdo que de hablar me da pena,
que de pena mejor me quedo callado,
que de silencio se alimenta mi tristeza...

Que absurdos se han vuelto mis poemas.
Y me duele escribirte para que no lo sepas,
estás letras que te buscan para decirte tantas cosas.
Estás son de esas cosas que envenenan...
Entonces regresas, y me traes de la mano
como a un pequeño abandonado,
y de nuevo me abandonas y recuerdo este hastío.
¿Será que entre tanto frio pueda quedarme dormido?

Que absurdo andar el de mis pies cansados...
Que absurdo el latir de mi corazón enamorado...
Que absurdo el hablar de mis labios destrozados...
Que absurdo es escribir sin esperar respuesta...
Que absurdo pensar que habrá mañana en tus brazos...
En ocasiones puedo equivocarme,
y nunca como en esta había deseado tanto que sucediera...

metztzin...

A ella...

Eres el caos que genera la descomposición de las histerias
Tu mítica manera de conducirte me hace perder la cabeza.
Nena, no sé si esto es esquizofrenia o amor verdadero,
pero todo cuando estoy solo me sabe a tus besos…
Corres por mi sangre y haces que falle mi sistema,
Dejas heridas incurables en mi corazón
que poco a poco va sanando, hasta que regresas
y me buscas, y me llamas, y me me quemas, y me amas...
Destruyes a tu paso los malos recuerdo
y me quemas. Y me amas. Y me llamas...
Y entre llamas te pronuncio, te escribo,
para en la tarde olvidarte y continuar con mi rutina...

Eres el caos que descompone todos los pensamientos.
Tu caminar pausado y sensual destruye los malos recuerdos.
Nena, no sé si esto es esquizofrenia o amor verdadero,
pero cuando no estas mi pecho agoniza por momentos....
Regresa está noche y has crecer la marea.
Entra por mi ventana y soñemos juntos.
Destruye todo lo poco de mi que aún en mi queda
esto que me hace sentir por ti algo que penetra y destruye, se enciende y quema.
Eres el caos que genera la descompoción de las histerias.
Tu mitica manera de conducirte me hace perder la cabeza.
Nena, no sé si esto es esquizofrenia o amor verdadero,
pero todo cuando estoy solo me sabe a tus besos...
Metztzin te cazaré por las noches en todos los cielos.
Comienza el ritual y pondré mi sangre a tu dispoción.
Esperaré el momento en el que hagas crecer las mareas,
para nadar hasta morir en ellas,
para morir bajo la enormidad de tus estrellas...