29 nov. 2008

Haré que mis letras sean Tulipan y canela...

Disolveré mi cariño en este papel que se derrite y le pondré una mecha, para que cuando lo enciendas distingas en tu cuarto los olores que de mis versos se desprenden.
Te miro a diario en nuestros lugares, en la pecera, en la mesa donde como, en las cosas pequeñas, en las inmensamente grandes. Pero ya no quiero verte en todos lados, porque en esos rostros, en esos cuerpos que algo tienen tuyo me enamoro y cuando desaparecen más te extraño.
La tristeza hace a mi vida más jodida de lo que jodidamente antes era, la lluvia de agosto hace mi laguna más húmeda, más honda todavía de que todas esas lagunas cualquiera. Pero en ella me meto a nadar y me gustar tocar el fondo tan profundo, tan lleno de arena que no me importa no poder respirar.
No sé si me entiendas, yo solo quiero hacer una vela para que la tengas y cuando te sientas sola tomes un encendedor y la enciendas. Entonces tendrás de mí no sólo un recuerdo, no simples palabras, ni hojas y hojas llenas de metáforas que tal vez no digan nada, tal vez. Desde el inicio de esta página hasta el final encontraras un par de aromas que seguramente te harán sentir bien cuando no estemos… Y no te preocupes, si de repente te aburres de mis aromas, puedes sin ninguna preocupación correr a la sala y oler tus muebles, o salir a la calle y sentir lo que pueda transpirar el aire, y cuando de nuevo te aburras de no oler nada, regresa a tu cuarto que estará esperando mi aroma…
Haré que estás letras huelan a Tulipán y Canela, porque disolveré mi cariño en este papel y le pondré una mecha, para que cuando lo enciendas distingas en tu cuarto los olores que de mis versos se desprenden, que exhala está vela, si quieres amor, puedes encenderla…

No hay comentarios: