23 ago. 2009

Corto 10

Hay días en que esto huele a rosas,
Y días en los que a mierda.
Pero no importa amo que nadie me entienda
Y posiblemente estoy
Casando ideas para hacer un poema

Reflexión

Hoy no estoy de ánimos para escribir una carta

Ni tengo gusto para un nuevo poema de amor.

Escuchar música me parte en dos y luego en cuatro

Y para encontrar los pedazos que me faltan

Necesito de mucho tiempo y lágrimas, de esas,

Que cuando no puedes más te sirven de pegamento.

No sé que me hace falta o que me está sobrando,

Pero siento un algo raro en mis adentros como,

No lo sé, un coagulo de algo frío y áspero

Que me obstruye otro algo más importante

Y entonces atrofia de manera significativa

Mi habitual y muy interesante funcionamiento.

Es en este estado de ánimo cuando me siento

Y me pongo a pensar, y me dan ganas de ya

No volver a pegar los pedacitos, porque aún

Bien unidos duelen las ranuras de las partes

Que poquito a mucho se van componiendo

¿Cómo dice la gente? ¡Oh sí! Ya recuerdo

Soy mal humorado, ojete, culero, mal pedo.

Posiblemente.

Me dan ganas de irme a la playa, al Pópo,

Al mismísimo infierno, quizás cualquier lugar recóndito

Y desconocido es más confortante que esto.

¿Por qué pienso eso? En realidad no estoy

Muy convencido de poder justificarlo, simplemente

Lo sé, o más bien lo supongo y me lo creo.

Porque justamente no puedes tenerlo todo,

¿Y sabes que quisiera yo ahora? Un lindo y

Prolongado beso acompañado de un abrazo,

De esos que huelen bonito y erizan la piel.

Pero no, mira, estoy solo y escribiendo, algo

Que alguien leerá y no terminará porque le va a

Dar hueva, Filosofía de la vida de este cualquiera,

Ya, pinche Emo, si no le gusta que se corte las venas

Y que se muera, no sé si eso es lo quiero.

Posiblemente.

Me pongo a buscarle tres pies al gato y rostro

A mis sombra, hasta le puse un nombre, pero

En las noches me deja solo, al acecho de lo

Que se pueda poner en mi camino, de todas

Esas cosas metafísicas que inevitablemente me

Dan miedo, y no hablo de los fantasmas que vienen

Del otro mundo a espantarme, sino de los que

Yo mismo puedo crear en mi cerebro.

Pero sé que hay alguien acordándose de aquel

Que estaba vivo y que camina y que pertenecía

A un muy variado e inagotable círculo social

Que ahora es un cuarto de cuatro por cuatro

O una mente irreverente en busca de respuestas.

Pero más que nada es mi sentimiento lo que me

Traiciona, en el mero punto en que la cordialidad

Entre la cabeza y el corazón cuelga de un hilo y se

Desprende, no lo sé. Cómo safarte de tanto pedo,

sin pedos: simplemente imposible.

Y es que a veces cuando se me reseca el pecho

Y la única persona que puede humedecerlo se hace

La muerta, me canso y me pierdo y me transformo y

Me veo como el wey más seco en la historia

De la tierra, así como el Sahara no más que en humano…

TE VOY A DEJAR CON LA DUDA .

LUEGO TERMINO DE CONTARTE...

14 ago. 2009

Efimeras ideas resumidas en poesía I.

Tu aroma aún está
corriendo por las arrugas
de mi piel poco humectada.

Esta noche será pensar en tí,
en el pasado y en futuro
y en un amanecer obscuro
sin poder besar tus labios.

No necesito mi piel para
amarte, pero cuando te marchas
como ahora, me da tanto frío.

No necesito razón para
amarte, pero cuando te marchas
como ahora, pienso frío.

Tus lagrimas tan espadas
que destrozan mi desprotegido
y culpable corazón, advertido
de su culpa, se canso de pedir perdón.

Te necesito, es cierto, y tu
voz me aleja de todo lo
que me podría hacer falta.

Calor en nuestro espacio
de metro y medio por
medio metro que me canta
noche no te vayas, cuando
ya sólo ella puede consolarme.

Mañana otra mascara,
felicidad y tierna delicia
de tu amor y el mío,
que no se entienden,

que se pierden desgraciadamente
en un intercambio de heridas,
transfusiòn de sangre
y dolor salado para ambos.