14 ago. 2009

Efimeras ideas resumidas en poesía I.

Tu aroma aún está
corriendo por las arrugas
de mi piel poco humectada.

Esta noche será pensar en tí,
en el pasado y en futuro
y en un amanecer obscuro
sin poder besar tus labios.

No necesito mi piel para
amarte, pero cuando te marchas
como ahora, me da tanto frío.

No necesito razón para
amarte, pero cuando te marchas
como ahora, pienso frío.

Tus lagrimas tan espadas
que destrozan mi desprotegido
y culpable corazón, advertido
de su culpa, se canso de pedir perdón.

Te necesito, es cierto, y tu
voz me aleja de todo lo
que me podría hacer falta.

Calor en nuestro espacio
de metro y medio por
medio metro que me canta
noche no te vayas, cuando
ya sólo ella puede consolarme.

Mañana otra mascara,
felicidad y tierna delicia
de tu amor y el mío,
que no se entienden,

que se pierden desgraciadamente
en un intercambio de heridas,
transfusiòn de sangre
y dolor salado para ambos.

No hay comentarios: