9 mar. 2009

Déjame amarte.

Yo siento que te quiero,
y quiero definitivamente
proponerte algo sincero,
si, quiero ser quien cuide tus sueños,
y vivir en el mismo lugar donde
moran tus pensamientos.

Quiero entender mi dependencia
y no puedo,
no hay otra substancia
corriendo por mis venas
que la saliva que arponeaste
a mis labios cuando el sol
estaba en su estancia plena.

Trato de explicar porque
mi corazón se acelera,
cuando hay luna llena
y te acercas a la puerta
de la casa de Morfeo.
Al tiempo que mi cama
se incendia, y mi pecho se incendia
y mi cabeza se incendia,
y no quiero apagar el fuego.

Yo siento tu presencia
en las cuerdas de mi guitarra,
y cierro los ojos cuando la toco,
y escucho como suspira
y la beso cual madera fría,
que en nada, amada mía,
se parece a la textura de tu cuerpo.

Sé que te escucho por la mañana
cuando aquel hermoso pajarillo
se posa ante mi ventana
y canta, y canta,
hasta que me despierta
para desearme buenos días,
y antes de que la luz se filtre
por la ventana, el pajarillo
va en busca de tu mirada
por orden mía.

Quiero tomarte de la mano
cuando te siento cerca,
quiero abrazarte hasta que la noche
nos duerma con su canto,
quiero llevarte conmigo
todo el tiempo que me queda,
porque como tú soy joven
y te amo,
porque como tú soy la mitad
de lo que complementas.

Yo siento que te necesito,
porque mi cuerpo es débil
como el aliento de tus labios finos
y las caricias de tus ojos claros,
niña volátil, déjame amarte
antes de que partamos.

1 comentario:

Nycher dijo...

creo con temor a equivocarme que este es de los poemas mas tiernos que has escrito amigo mio.... una forma muy sutil, y directa de declarar un amor puro... wawww me gusto mucho amigo.. neta...