2 mar. 2009

Rosa.

A mi amor, y mi amigo Diego....
"Ella dice que para todo esto no está lista
creo que lo mejor es, que este Mc no insista"
Mr. Dye
Aquella tarde estaba en flor,
los pistilos me hacian cosquillas en la nariz.
La mire, limpida como su sangre,
con un petalo del día entre las manos.
Ella, la tarde estaba deshojando,
se quedó con el último pétalo,
aquel que antes de arrancarlo escucho:
No me quiere. Ese pétalo mentía.
Caminaba yo sonriente, al verla
el estres se siente en cada vena.
Me acerque porque me llamó,
y me entregó aquel pétalo de Rosa.
Si, era extraño, ella nunca da nada,
Y presentia lo malo de aquel suceso.
Toqué el pétalo, aspero, rosa, arrugado,
le di la vuelta, en las venas una letras.
Y luego, de mis ojos emanó el llanto.
Ese pétalo no mentia, le dijo que no la queria,
y es cierto no la quiero, la amo.
Pero traté de ser fuerte y pense que estaba confundida,
tomé entre mis manos una semilla le sembre un ramo.
Cuando crecio, lo lleve hasta su lugar.
Me observó, tomó el ramo y me di la vuelta.
Sólo una mirada irritada recibi de ella.
Pasó no mucho tiempo, y la vi de nuevo,
que dolor, realmente fue una fuerte percepción.
La miré molesta deshojando el ramo,
maldito, le mintio también.
No puede hacer nada, más que recordar
los tiempos de primavera en pleno frío de febrero.
Y ahora, aqui sobre este tallo deshojado y seco,
Tomo las espinas y las clavo en mi mano izquierda.
Como hubira querido ser aquel pétalo de rosa,
para no mentirle y asi, talvez mi amada aún
a mi lado estuviera.
Ni hablar, esperemos la primavera.

1 comentario:

Nycher dijo...

y mientras; aguantar las lagrimas hermano, esa flor ya no merece el agua salada de tus ojos, nada, ni una gota de agua que sirva para alimentarla ni para regarla....