2 mar. 2009

El poema que canta el credo.

Bebo de a poco la anforita de ilusiones
que tengo bajo la solapa de mi chamarra de cuero.
Suena la banda y una canción me hace pensar en ella
y la otra me hace creer en ti.

Solo, me revuelco en las cenizas de mis errores
y quiero regresar contigo.
Pero ya no debe ser así, tú estás amando el mito.

Ahora una imagen tocó mi pecho,
latía cuando pensaba en mi niña
el cadáver que sepultó ella dentro.

Y ahora resucita y con los gusanos en sus orificios
te llama, te aclama, me pone en conflicto interno.

Si, realmente estoy loco,
no ebrio, ni drogado,
soy un enamorado del amor,
del rock, de la noche, de tu cuerpo.

La pulga sigue mordiendo mi cuero cabelludo
y se interna en el moco que tengo por sesos,
pensando que es el corazón.

Siempre fue torpe, desde que llegó a mi cabello,
y morirá ahogada entre mis ideas siéndolo.

Pienso, me relajo al saber que fuiste beata
de la religión que profeso en mi pensamiento,
y sé que está siendo momento
de ponerte un altar y volverte un santo,
o una virgen, o un amuleto.

Mujer que partió y se convirtió en cebada
y posteriormente en el alcohol que ahora bebo,
este es momento de meterte en mi cuerpo
y destilarte mañana cuando prenda el cirio.

Amén...

1 comentario:

Nycher dijo...

"asi son los dias con mi familia..." solo que aqui aplica con la banda..
Y asi son las noches de Rock, cada cancion que nos hace pensar en ella, sin importar el nombre ni el orden de aparicion, ella es unica, y en el instante de tiempo que la amamos, eso hace de ella; La Unica....
Recuerdas esa noche subliminal en el Yesterday´s, en que le cantabamos a ella ???