16 nov. 2009

El volcán de mi pecho ruge.

El volcán de mi pecho ruge
A punto de estallar,
La llamarada de esa lava
Incendia todo sentimiento vivo,
Y la ceniza irrita el cielo.

Ilusiones trituradas por viejas
Bestias amorfas con dientes
Afilados al punto del rencor.

Miserables palabras que flotan
En el ambiente y te niegas a respirar.
Morir asfixiado es lo de menos,
Duele si la bomba roja no ha explotado.

Los sentidos se vuelven
Simples esculturas físicas,
Los dioses de la vida batallan
Con los demonios del alma.

Y me vuelvo un miserable
Pedazo de hielo hirviendo.
Y esta cardiopatía se convierte,
Con la luna llena de este viernes,
En un hombre lobo de pupilas extraviadas.

No se siente más el frío,
No se siente más la lluvia.
Demonio que en mi mente vive
Se la salvación de mi trastorno.

Sentimientos hechos materia inerte,
Y el amor una cosa cuestionable,
Bajo mi cama, esta noche, aquella
Vieja nostalgia que incendia mi sueño,
Lo vuelve ceniza, falso fénix.

Pero cuando en el horizonte se alumbra
Y absorben falso polen las abejas,
Cuando las aves creen ser libres al volar
Y la paz se hace blanca,
Habré de despertar y seré el caos
Que arrase con esas falsas ilusiones.

No hay comentarios: