16 nov. 2009

Miserable.

Miserable no define mi estado
Hay algo dentro de mí que me está matando
Y en este momento no sé qué decirte,
Sólo quiero dormir para seguir soñando.

Esta mañana me desperté llorando,
Eran coágulos de sangre mis lágrimas,
Pedazos de alma adolorida,
Que por algo me dejaron vacio.

Ahora no sé mi futuro, esto no lo había planeado,
Ya no quiero olvido, quiero muerte,
Pero no soy tan valiente como para darme un tiro.

Y no hay nadie que me escuche,
¡Hasta yo de mí me he aburrido!
¿Ya dije que me siento más que miserable?
Por si no lo he dicho, te lo digo.

Escribir ya no es alivio,
Mi cuerpo se ha vuelto inmune a este medicamento,
Creo que ya no tengo remedio,
Quiero estar por ahí solo y perdido.

Y me duele todo lo que cargo en mi espalda,
Y me duele ser estúpido, lo juro,
Me hiere tanto estar herido
Y que esa herida no sane con ningún conjuro.

Entonces pienso en volver
A ese tierno lugar del que vine,
Pero tampoco quiero hacerlo,
Es absurdo y paradójico este planteamiento.

Tú estás leyendo y seguro no entiendes,
No quiero que me entiendas
Sólo necesito que me escuches.

Por qué, me pregunto por qué
Si se supone que siempre sonrió,
Estas ganas de llorar se confunden fácilmente
Podrías pensar que estoy dolido.

Pero no, lo que siento va más allá de la comprensión,
Del dolor, del suicidio, de todo lo demás,
Lo que siento ahora es tan frustrante
Que quisiera dormir, dormir y no despertar.

Libros rotos, moral destruida, cabeza baja,
Ojos cristalizados, penitencias terrenales,
¡Nada de esto hubiera pasado!
Sólo tenían que ofrecerme un hombro.
Ahora sin amor, sin familia y sin mí
No sé cómo puedo seguir viviendo
¡Miserable no define mi estado!
Preferiría estar preso o loco o muerto.

Necesito ayuda, es cierto,
Pero si la ayuda que tengo la mando al infierno,
Para qué más, pregunto,
Para matarla como a mí mismo.
(Y aún no he muerto)

Shh, guarda silencio, que nadie
Escuche esto que te estoy contando,
Podrían ser duendecillos o puercos
Y nos meteríamos en problemas,
No le digas a nadie que me siento,
No sé cómo, más que mal, más que solo.

Este mal ya no tiene remedio,
Esta conciencia es inconsciente,
Esta conciencia está mal inconsciente,
Este corazón necesita más que besos.

Y ya no sé que más contarte,
Podrás pensar que soy el diablo
Con quien quiero firmar con mi sangre
Eso que ellos llaman contrato,
Y estafarlo, y venderle un alma que he perdido.

¿Ya dije que me siento más que miserable?
Por si no lo he dicho, te lo digo.
Miserable no define mi estado
Este corazón necesita cariño.

No hay comentarios: