18 may. 2009

Este fin de semana...

... me suicido,
ya no puedo con tanta nostalgia,
los día me preguntan por qué te has ido
y no entienden la respuesta de mi poesía.

Entre lineas escribiré mi epitafio
que sólo mis hermanos entenderían,
pero siendo un alma perdida poseeré
a un literato que siga escribiendo, como
hice en vida, lo que el corazón le dicta.

La llama del amor me obligo a derretirme,
ahora soy agua salada de un iceberg.

Sé que tu me extrañas, pero de qué
sirve, si tus labios suturados con
telarañas jamás podrán llamarme.

Alguien, (no sé, el enterrador,
el forense o el extraño en el
funeral) podrá consolarte,
espero que no le cueste trabajo
hacerte sonreir como me costó a mí.

No llores que nada ganas,
acurrucate en estos brazos
mal cruzados y muy funebres.

Quiero ser cenizas, ya no alimento
de los carroñeros, dejen que en paz
descanse mi cuerpo cansado y triste.

Visitaré por las noches tu casa
y comprobaré si es verdad que
por mí no duermes, o si hay otro
sueño que me haga ser pesadilla.

Este fin de semana me suicido
y espero resucitar en el pecho
de una hermosa ardilla.

=RIP=

1 comentario:

Nycher dijo...

Esperare a leer tu epitafio, y buscarte en otro poeta que escriba tus letras... ¡¡¡

pues solo espero sea un triste y melancolico poema de amor.. y no una amenaza.. ¡¡¡¡