18 may. 2009

El cuento de los cisnes.

Hay un par de cisnes enamorados
bailando en el lago de plata;
quieren hacer de las caricias
y los besos danza.

Se atraen, se llaman y en la
catarsis de la coreografía se
separan, se miran y callan.

Ella llora porque le duelen
las alas, él pasa su pico por
su espalda, como queriendo
decir: tranquila, todo está en calma.

La música se acaba y los cisnes
salen del lago de palta humedos
y brillantes, pensativos e inconformes,
pues quisieran seguir bailando
sin que le dolieran a ella las alas,
sin que le apretara a él el alma.

Se acaba la magía, quizás mañana
sea el día en que los cines terminen
la pieza dejando una estela plateada
que una los puntos del cielo en la
noche estrellada.

No hay comentarios: