29 abr. 2011

Nota

No puedo devolver a mis sabanas
El gusto de retenerte amada.

Se han cansado ya la horas entre mis arrugas
De esperar la caricia de tu alma.

y me atrevo a pensar lo jamás pensado
Cuando en la tundra de mi cuarto
Eyaculo un gran chorro de nostalgia
Sobre una Aurora falsa que sabe a madrugada.

A despertar otra vez y escuchar promesas,
Con suerte un te amo escondido
Entre las mentas que refrescan tu aliento
Y después ese adiós acostumbrado,
salado,
con prisas,
con aroma a persecución
y vestido del miedo que causa ser descubierto
Engañando.

Expulsado a esta madrugada insípida estoy condenado.
Las marcas de mi corazón recurren el ayer:
Los fusiles esperando mi alma
Tu corazón esperando otro querer.

La luna burlona gritando entre llamas
Se esconde tras el llanto del amanecer.
Cuando se acaban entre cantos de coyotes
las esperanzas de volver a ser amado
como antes de que la noche
decidiera quedarse callada.

24.dic.2010

No hay comentarios: