29 abr. 2011

Basura

a soñar otra vez con tu cara obscura
porque la vida no es para gozarla
sino para comerla cruda.

Aunque llueva la música sobre mis sesos,
aunque sufra hondamente el alma,
eso no importa,
te lo juro que no importa.
Todos nos atenemos a las circunstancias.

¿Llorar? eso nunca vale la pena,
te lo juro, pequeño amor perdido,
sé que si te veo ya no te conozco
no porque no hubiera querido estar a tu lado.
No me creas: Tuve muchas barreras.

Y he perdido el rumbo ahora,
el rumbo de la conciencia y la cordura,
no hay integridad,
no hay sobrevivencia.
Sólo queda de mi pecho la basura...

19.sep.2010

No hay comentarios: