20 dic. 2008

Borrasca...

Una noche más viajando en el alcohol que corre por mi sangre.
Y amanecí con la resaca que dejo tu amor.
Pienso y me quejo porque soy de carne y hueso.
Tengo otro aguijon más en el riñon.
Tengo un corte más en el corazón.
Creo que esta vez el adiós no es temporal
y la borrasca me está destrozando.
Puedo ver esos relampagos que me persiguen
y quieren destruirme.
Está noche de nuevo me perderé en la dimensíón del alcohol
que me subleba, y me lleva al centro de la nube gris.
Caeré a la tierra destrozado.
No podré profesar más,
soy un oraculo sentenciado.
Mis palabras no hablarán de otra cosa por ahora,
mis palabras serán los gritos de tu aura.
Lo siento amor, yo no quiero ser el demonio de tu infierno.
"Lo siento amor, nunca quise hacerte daño"
Pero ya no importa, ni la resaca, ni la borrasca,
ni la asurdidad de mis palabras...
Esto se ha acabado...
seguiré viviendo sin ti... TE AMO...

No hay comentarios: