21 dic. 2008

Bitacora...

Diez de la mañana, amada mía,
me reporto, aún estoy bajo las influencias del alcohol.
Esta noche en el Yesterda's no fue como debio ser,
pero hubo suficientes cervezas para ponerme en este estado.
Diez y diez de la mañana, no he dormido desde hace más de veinticuatro horas,
he estado pensando en ti, aunque ahora distinto,
Diez y cuarto, recuerdo que estoy celebrando el guadalupe-reyes
y brindo en tu nombre.
Diez y media, debo ir a trabajar, pero eso no implica olividarte.
Seguramente la voy a cagar, porque estarás aqui.
Cuarto para las once, necesito más alcohol, no tengo donde comprarlo,
ahora es momento de embriagarme con tu recuerdo.
Las once, tengo que marchar, amor, te voy a extrañar...