2 ago. 2010

Sin estrellas.

A y por Nycher


Déjame una noche sin estrellas,
Tengo ganas de lastimarme.
Apaga con tu desprecio este fuego,
Tengo ganas de apagarme.

Multiplica con tu llanto las heridas
Que no puede cerrar mi orgullo,
Borra de los pistilos de tu dermis el placer,
y de tu mente la apoplejía de mi mundo.

Saca de tu cama a Saturno,
Corta los tacones de tu calzado,
Y ten piedad de tu alma,
Porque yo conozco tus delirios,
Tus defectos,
Perfectos,
Y desconozco de la condescendencia el significado.

Te pido que no tengas lástima
Porque lastima tu soberbia.

Mantén a la luna alejada,
No quieras apropiarte de mi miseria.

Ponle cal a los poros de tu pecho,
Para que no apeste mi recuerdo
La ropa que no habré de quitarte,
Ni saturé con mi peste ya tu olfato,
Ya por ratos,
Ya por años,
Ya por días de descanso en horas de trabajo.

No tengas misericordia,
Deja de usar la psicología conmigo,
Toma tus cosas y vete,
Invéntate un nuevo camino.
Que en la soledad y en el infierno,
Soy de todos conocido.

Me conociste en una noche estrellada,
Bajo la penumbra de mi desastre.
De las artes del amor fuiste maestra
Y me convertiste en esclavo
de tus deseos pueriles,
ahora que te marchas
y no pones en mis labios despedías,
Me preguntas que me pasa
Y yo te digo:
-Déjame una noche sin estrellas.
Porque si algo de ti he aprendido
Es a no usar frases tan largas.

1 comentario:

Nycher dijo...

Tengo ganas de lastimarme,
muchas ganas de herirme,
ya no soy de caracter firme,
en su partida,
deja que solo se lleve su recuerdo.
tu saca el wiskey fino,
ponle poco hielo,
el ambiente aqui...
ya es un mucho frio.