2 ago. 2010

Complemento.

A veces estás hasta tarde
para hablar con lagartos y fantasmas,
a veces no estás para nada
y es entonces que te espero
con la mente en constelaciones distantes
y el corazón vistiendo su luto de gala.

Cuando el reloj me dice mañana
sé que hoy no has venido
y los párpados se cierran,
no para dormir y soñarte
sino para retener las lágrimas
que no te mandan al olvido.

Yo que te digo: se libre,
yo que no sé de cielos rosas,
pero sí de corazones partidos
tengo que morderme los labios
para seguir creyendo que te fuiste
mientras se acaban mis latidos.

Y tú no vuelves conmigo,
y tú creando nuevos mundos vacios,
y tú tan tú que no me olvidas
como yo tan yo que aún te extraño,
dos desconocidos para el mundo
esperando encontrar al otro
para dejar de ser solitarios.

1 comentario:

Nycher dijo...

Hijole, amigo, en serio pondre este escrito con los otros tuyos que son mis favoritos..!!